¿Hacia una solución definitiva para Atarazanas?

No es plato de buen gusto comprobar una y otra vez que cualquier plan, proyecto o actuación propuesta en la ciudad de Sevilla se transforma automáticamente en una cruenta batalla con posiciones encontradas que no ayudan en absoluto a la búsqueda de la mejor solución. Esta situación provoca un gasto de energía y esfuerzos, por no decir recursos, que no deberían ser necesarios, pero para ‘sevillasemueve’, cuando el resultado es positivo, provoca una gran satisfacción personal.

Vázquez Consugra expone su proyecto para Atarazanas

Vázquez Consugra expone su proyecto para Atarazanas

El asunto que en los últimos tiempos nos ocupa y preocupa es el proyecto de Centro Cultural para las Atarazanas sevillanas. Desde el proyecto de César Pelli en Puerto Triana, no recordábamos una situación parecida, pero al igual que aquella, parece que las piezas del puzzle comienzan a encajar y todo apunta, y por supuesto esperamos, que el final sea muy positivo para Sevilla.

En primer lugar topamos con una serie de asociaciones conservacionistas y otras entidades que desgraciadamente han tomado una deriva completamente anacrónica. ¿Es posible defender el patrimonio desde una visión más contemporánea? Sin duda, sí. Pero en este y otros casos parten de una postura contraria ante cualquier propuesta y a partir de ahí, montan un discurso que se convierte en un argumentario falaz en muchos casos.

En segundo lugar vemos con desazón que la intervención más importante que se va a realizar en el patrimonio de Sevilla en los últimos años no se ve correspondido con una decidida apuesta por parte de la administración andaluza. Independientemente de la aportación de una entidad privada (¿para cuándo una ley de mecenazgo que permita actuar sobre múltiples bienes muebles e inmuebles por parte de empresas y otras entidades?), se espera de la propietaria del monumento, una actitud más decidida para su conservación y consolidación completas.

Por último hay una tercera realidad. Por una parte, gracias a las explicaciones certeras, aunque quizás tardías, del proyectista Vázquez Consuegra, a la exposición pública de la actuación, a la implicación posterior de profesionales de diversos ámbitos explicando la realidad del proyecto en diversos medios desmontando el ardid de la irreversibilidad de la intervención y al trabajo técnico de la Gerencia de Urbanismo demostrando el cumplimiento de los procedimientos legales, estamos ante la certeza de que las Atarazanas recuperarán su esplendor, el esplendor que corresponde a la Sevilla del siglo XXI.

Las Atarazanas en el Pleno municipal

Y para todo esto, desde ‘sevillasemueve’ hemos trabajado en la que entendemos como la mejor solución definitiva. Celebramos que en el último Pleno municipal se haya aprobado una moción que recoge los postulados que publicamos en febrero y que consisten en ejecutar una excavación parcial del subsuelo para recuperar la muralla almohade creando un mirador que permita contemplar la altura primigenia del edificio y la restauración completa de las cinco naves superiores, aunque no signifique su uso inmediato.

Desconocemos cuánto de nuestros esfuerzos han podido contribuir en lo que se vislumbra como actuación definitiva, pero en cualquier caso, no podemos más que congratularnos por lo que parece será la mejor opción para las Atarazanas sevillanas.