Otoño cultural

Ya pasó la Noche en Blanco. Tras el balance de cifras, desde la Asociación sevillasemueve estamos enormemente satisfechos de su éxito. Más de 31000 visitas, que casi duplican el éxito de la pasada edición, visitaron los 53 espacios que la noche del 4 de octubre ofrecieron sus actividades culturales de la más diversa índole. Como organizador, no puedo más que agradecer el apoyo a todos los que lo han hecho posible. No solo al equipo que ha trabajado duramente en los últimos meses, sino a todos los miembros de la asociación, sin los que estas líneas no tendrían soporte. También a los participantes, incluyendo al Ayuntamiento de Sevilla, que abrieron sus puertas ante nuestra llamada, así como a los ciudadanos que decidieron salir a disfrutar de Sevilla. Incluso al grupo de voluntarios que trabajó en la calle, atentos a las más diversas labores. A todos, gracias. ¿Y ahora qué?

Noche en Blanco: concierto de Javier Ruibal

Noche en Blanco: concierto de Javier Ruibal. Foto: Juan José Nogales

Ahora queda todo un año por delante con mucha actividad. Atrás quedó el Festival Territorios, Circada, el Fesival de Danza, Nocturama, las Noches del Alcázar, el Festival Alamedeando, el Festival de Música de Cámara Joaquín Turina o el recién creado Festival de Blues. Pronto llegarán el Festival de la Guitarra, el Festival Europeo de Cine o la Bienal de Flamenco si estuviéramos en año par…por citar algunos eventos. Al mismo tiempo, la mayoría de los espacios participantes en la Noche en Blanco seguirán ofreciendo una jugosa programación: seguirá habiendo conciertos, teatros, danza, exposiciones, museos, patrimonio…

Tradicionalmente se habla de Abril y la primavera como la temporada alta en Sevilla, realidad intachable que resulta difícil no reconocer por su magnitud humana y económica, al tiempo que supone un extraordinario escaparate de la ciudad para el resto del mundo. Pero también deberíamos ser conscientes de que la actividad cultural existente a lo largo del año no es nada despreciable, aunque desgraciadamente no se pone el mismo ímpetu en vender esa cultura alternativa. Alternativa a lo que siempre se vende de la ciudad, alternativa a la mayoría de acciones de promoción turística y cultural, alternativa a lo que encontramos en casi cualquier guía de viajes de Sevilla.

¿Sabemos los ciudadanos lo que la ciudad ofrece? ¿Sabe la ciudad dar a conocer el potencial cultural que tiene? ¿Se aprovechan bien los medios disponibles para dar a conocer esos atractivos? Siempre se puede mejorar, pero en este caso aún nos queda mucho camino por recorrer.