El problema de los aparcamientos en la Cartuja

En las últimas semanas, hemos asistido en prensa a un debate que, no por amplio en sus participantes, lo ha sido en argumentos. Efectivamente, y es algo que no es nuevo, la Isla de la Cartuja, y en especial su motor -el Parque Científico y Tecnológico- tiene un grave problema, no de aparcamientos, sino de movilidad. Y, a decir verdad, es una denuncia a la que sevillasemueve ha intentado acudir en varias ocasiones con mayor amplitud de miras que la de la simple necesidad de más aparcamientos en la Cartuja, tal y como se enrocan desde Ayuntamiento y entidades de la zona, como el Círculo de Empresarios o los estudiantes.

Aparcamientos en la Cartuja: vista general

Aparcamientos en la Cartuja: vista general

A diario podemos observar en las calles de la Cartuja numerosas estampas de coches que aparcan de cualquier manera, sin importar si se hace sobre aceras, carril bici o junto a (o sobre, si fuera posible) edificios que, también por patrimonio artístico y arquitectónico heredado de la Exposición Universal que hubo aquí en 1992, merecerían mayor respeto.

No obstante, recapitulemos para ponernos un poco en situación. Que el PCT Cartuja tiene problemas de aparcamiento no es algo nuevo: es algo que viene de hace años, cuando realmente el Parque funciona próximo al pleno rendimiento. La única alternativa al vehículo privado fue la línea circular de TUSSAM (C1-C2), a lo que con el cabo del tiempo se incorporó la ola ciclista  su red de carriles bici por toda la ciudad y una línea de Cercanías Renfe con potencial, pero a todas luces insuficiente, por conectividad y escasez de servicios prestados: un sólo tren cada hora.

Así pues, para mucha gente, y dado que las administraciones tampoco ofrecen mejores alternativas, se presupone el coche como la mejor manera de acceder a su puesto de trabajo o de estudio en la Cartuja. Ante ello, el Ayuntamiento tuvo la idea, materializada la pasada primavera, de convertir una avenida de dos carriles por sentido como era el Camino de los Descubrimientos en una calleja de un carril de sentido único con parking en batería a ambos lados, así como reducir carriles en otros puntos del recinto para ganar en aparcamientos. Más tarde, con el nuevo contrato de la zona azul en toda la ciudad, se plantearon doscientas plazas reguladas, ante las que se levantaron sindicatos, algún partido político en la oposición y estudiantes, ocupando el transporte público un lugar secundario para la mayoría de ellos. Todo ello, agravado por el cierre de los solares de aparcamientos de Carlos III (responsabilidad de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, dependiente de la Consejería de Fomento), que sumaban tres mil plazas, aunque jamás estuvieran a rebosar ni se las echara demasiado en falta los años en los que estuvieron en el abandono. El Ayuntamiento ha prometido no implantar zona azul hasta que esos solares vuelvan a funcionar recibiendo coches, mientras que en las últimas semanas dos solares de Carlos III han sido abiertos por AVRA, sumando 742 plazas, a la vez que plantea, en un Plan de Movilidad al que tuvo acceso un diario local, “15 veces más zona azul que al Ayuntamiento”, así como eliminar plazas irregulares dentro del PCT para llevar los vehículos a los solares de Carlos III, donde se les requeriría acreditación, previa demostración de actitudes sostenibles en las empresas o uso compartido del vehículos por, al menos, tres usuarios, como se ha dejado caer en varias ocasiones sin que nada fuese aún mucho más allá.

El caso es, en un lugar que no hay vecinos, sino únicamente trabajadores, ¿habrá voces que pidan buen transporte público? ¿que les importen sus espacios públicos? Queda demostrado que trabajadores y empresarios buscan simplemente aparcamientos. ¿Cómo se aparca en la Cartuja?

Aparcamientos en la Cartuja: sobre las aceras, junto al carril bici

Aparcamientos en la Cartuja: sobre las aceras, junto al carril bici

Aparcamientos en la Cartuja: sobre las aceras, junto al carril bici

Aparcamientos en la Cartuja: sobre las aceras, junto al carril bici

Aparcamientos en la Cartuja: coches encima de las aceras

Aparcamientos en la Cartuja: coches encima de las aceras

Aparcamientos en la Cartuja: coches en doble fila

Aparcamientos en la Cartuja: coches en doble fila

Las imágenes anteriores atestiguan que la Cartuja, en su Parque Tecnológico, es un espacio tomado en gran parte por el coche, muchos de ellos aparcados irregularmente: en doble fila o sobre las aceras, usando el carril bici para ello si es preciso. Sin embargo, partiendo de la premisa -que no es tal- de que a la Cartuja solo puede irse en coche, cabe preguntarse… ¿Dónde dejan miles de personas el coche? Pues hasta ahora casi no ha habido bolsas de aparcamiento, hasta que en las últimas semanas han abierto varias de ellas que dejarían el punto más lejano del recinto del PCT a, tan sólo, ocho minutos a pie.

¿Cuál es el estado de esas bolsas de aparcamientos en la Cartuja?

 

Aparcamientos en la Cartuja: bolsa de aparcamiento vacía Febrero de 2014

Aparcamientos en la Cartuja: bolsa de aparcamiento vacía Febrero de 2014

Aparcamientos en la Cartuja: bolsa de aparcamiento en la Cartuja cerrada, Febrero de 2014

Aparcamientos en la Cartuja: bolsa de aparcamiento en la Cartuja cerrada, Febrero de 2014

Las bolsas de aparcamiento que no se han abierto están sucias y dejadas. Las que sí se han abierto, y funcionan, están medio vacías, por decir algo. Dicen que se debe a que no sé han publicitado, ¿pero alguien cree que va a dejarse el aparcamiento irregular en la puerta del trabajo por un aparcamiento correcto y legal a cinco minutos andando? No, al menos en esta ciudad, que tenemos experiencia. Estamos, por tanto, en otro caso más de la manera que muchos sevillanos tienen de dejar el coche: de cualquier manera, pensando que la calle es entera suya. Pero claro, además en la Cartuja, que cómo no vive nadie, ¿a quién le importa?

¿Qué hace falta, pues, a la Cartuja? Regulación en sus aparcamientos, forzar a todo ese aparcamiento irregular a aparcar en los solares adecuados para ello. Y para ello serán necesario multas, que en un principio podrían ser advertencias (“está usted con el coche mal aparcado, y puede aparcarlo bien en las bolsas de aparcamiento de Carlos III”, por ejemplo), así como en un futuro algo más lejano una planificación correcta que deba pasar por zona azul en buena parte de los aparcamientos internos del PCT, la apertura del resto de bolsas de aparcamiento y una ampliación del transporte público, más allá de las línea circular que hace pasar TUSSAM por allí. Pero, claro, como se ha visto, ello depende de varias administraciones. ¿Nos sorprenderán poniéndose de acuerdo y coordinándose? Deberían.