San Jacinto: una calle para los veladores

Hace unos años, no sin la polvareda que levanta el más mínimo cambio en esta ciudad, la calle San Jacinto (la Calle Sierpes de Triana), pasó a recuperar en su tramo entre la Plaza del Altozano y Pagés del Corro su razón de ser: un lugar para estar, pasear y pasar. Cambiando totalmente su morfología, de ser una calle con dos filas de aparcamiento para coches y dos carriles de circulación, hoy es un lugar de disfrute ciudadano.

Los veladores copan la calle San Jacinto (Foto: Sevilla Ciudad)

Los veladores copan la calle San Jacinto (Foto: Sevilla Ciudad)

Cualquier cambio genera nuevas realidades y en San Jacinto varias de ellas son obvias: Triana y Sevilla disfrutan ahora de una nueva zona para estar, de ser un mero lugar de paso hoy se ha transformado en un lugar donde se recupera las dinámicas de una ciudad amable: corrillos de vecinos, nuevos negocios, ninos jugando en la calle y circulación de peatones, ciclistas e incluso coches que la atraviesan perpendicularmente.

Curiosamente, aquellos que estuvieron en contra de su transformación en una calle sin tráfico motorizado, llevan cada pocos meses a la Junta de Distrito Municipal propuestas para que los ciclistas no puedan pasar por esa calle las 24h del dia. Ponerle horarios a la calle, como ha demostrado la medida tomada en Asunción, carece de sentido pues usuarios de la bicicleta y peatones pueden convivir sin problema en esta vía. ¿Qué es posible mejorar la convivencia? Sin duda, recordando la prioridad del peatón, mejorando la señalización del itinerario ciclista con indicaciones verticales y horizontales, regulando el espacio para veladores que ocupan más espacio del que deberían… propuestas, no prohibiciones.

El antes y el después en la calle San Jacinto

El antes y el después en la calle San Jacinto

Además, se da la peculiaridad de que ésta es una arteria clave para los usuarios de la bicicleta y no existen opciones de paso alternativa (como prometieron en Asunción aunque dicho sea de paso, nunca han cumplido). La conexión natural de Triana, San Jacinto, Altozano y el Puente, es este tramo no motorizado. Cabe preguntarse si el lugar idóneo para tomar este tipo de decisiones es una Junta de Distrito, cuando estamos tratando de “desconectar” por unas cuantas horas una infraestructura de importancia global en la ciudad: este carril bici atraviesa una zona céntrica y es zona de paso para muchos ciudadanos diariamente hacia sus trabajos o en horario de ocio. Creemos que desde un órgano de distrito no se pueden adoptar decisiones ejecutivas sobre una infraestructura de escala ciudad.

Mejorar la peatonalización de San Jacinto

Cabría reflexionar con este caso y en el de Asunción para el futuro. En ambos lugares, se ha implantado un carril bici que da continuidad, en cota y en pavimento, a las zonas peatonales. Quizá el conflicto con los peatones, a todas luces residual, podría buscar una solución con alternativas que pasen por una mejor percepción del peatón de las zonas ciclistas.  ¿Podría plantearse la peatonalización de una calle con un espacio único y realmente diferenciado para un carril bici? Por ejemplo, un espacio ciclista a distinto nivel (lo suficientemente salvable para poder ser atravesado por personas de movilidad reducida) o delimitado por maceteros o parterres cada ciertos metros. Es decir, peatonalizar convirtiendo calles de paso de vehículos motorizados en calles con una pequeña “calzada” o “plataforma”, por ponerle algún nombre, de paso de bicicletas. Esto, a lo sumo solo ocuparía, como mucho, tres metros, con el consiguiente crecimiento de las zonas peatonales. Lo cual, dicho sea de paso, es ya todo un avance si hace falta peatonalizar.

En cualquier caso, desde ‘sevillasemueve’ nos gustaría mostrar nuestro apoyo a los colectivos de usuarios de la bicicleta, a los vecinos y usuarios de esta vía para que no se establezca una limitación horaria al paso de ciclistas y hacemos un llamamiento a los partidos políticos, a la Junta Municipal de Distrito y al Ayuntamiento para que no se den pasos atrás en el impulso a la bicicleta, a las zonas no motorizadas y al desarrollo de una ciudad más amable para todos. Asimismo, llamamos a la sensatez ante la proliferación de zonas de veladores y reclamamos un verdadero control de los mismos, en aras de evitar la ocupación de espacios peatonales o ciclistas por parte de estos elementos.