Bicicleta y Triana, puente y aparte

Nuestros socios opinan

El antes (derecha) y el después (izquierda) de la señalización de San Jacinto. Fotos de @SevillaEnBici y @SevillaActual en twitter)

El antes (derecha) y el después (izquierda) de la señalización de San Jacinto. Fotos de @SevillaEnBici y @SevillaActual en twitter)

Bonito ejemplo de improvisación y actuación a impulsos el que hemos vivido esta semana en la Calle San Jacinto. El gobierno de Espadas fue capaz, en pocos días, de limitar la circulación ciclista en el tramo peatonal de San Jacinto para, poco después, y ante la contestación de las redes sociales, parte de la oposición, y entidades como A Contramano, acabar por retractarse optando por una señalización más lógica.

Sigue leyendo

San Jacinto: una calle para los veladores

Hace unos años, no sin la polvareda que levanta el más mínimo cambio en esta ciudad, la calle San Jacinto (la Calle Sierpes de Triana), pasó a recuperar en su tramo entre la Plaza del Altozano y Pagés del Corro su razón de ser: un lugar para estar, pasear y pasar. Cambiando totalmente su morfología, de ser una calle con dos filas de aparcamiento para coches y dos carriles de circulación, hoy es un lugar de disfrute ciudadano.

Los veladores copan la calle San Jacinto (Foto: Sevilla Ciudad)

Los veladores copan la calle San Jacinto (Foto: Sevilla Ciudad)

Sigue leyendo

Policía local de Sevilla: ¿de verdad el problema son los ciclistas?

Desde hace algunas semanas, diversos medios de comunicación se vienen haciendo eco de una campaña activada por la policía local para controlar y multar a los ciclistas que cometan infracciones como circular en vías peatonales, ir a contramano, usar auriculares, etc… No obstante, dicha campaña “especial” no ha sido presentada por los representantes de la ciudadanía en el gobierno de la ciudad, ni se han dado las explicaciones oportunas de su razón, ni publicado los datos de siniestralidad que justificaran priorizar ahora la acción coercitiva de la policía local precisamente en la movilidad ciclista.

carril bici

Moviendose en Sevici por la ciudad

Sigue leyendo

Los siguientes pasos para la movilidad ciclista en la ciudad

Sevilla se ha convertido, en los últimos años, en una de las grandes capitales ciclistas a muchos niveles. Las cifras lo demuestran: 130 kilómetros de vías ciclistas urbanas, 70.000 viajes diarios en bicicleta, miles de abonados al sistema de alquiler público Sevici y, por si fuera poco, el reconocimiento internacional, que llegó hace unos meses, mediante el cuarto puesto mundial en el Índice Copenhagenize. Podemos afirmar, sin sombra de equivocación, que en nuestra ciudad se ha implantado una base ciclista de importantísima magnitud.

Movilidad ciclista: un día cualquiera llegando a la Barqueta...

Movilidad ciclista: un día cualquiera llegando a la Barqueta…

Todo empezó a mediados de la década pasada, con una primera inversión en la construcción de 70 kilómetros de vías ciclistas, que tejían una red de carriles bici coherente y que conectaban los tramos anteriores de carril que iban “de ningún sitio a ninguna parte”. Luego, varios años más tarde, vino otro paquete de kilómetros más de red secundaria que completaron la red, sumando esos 130 kilómetros. Fue un éxito para animar a la población a pedalear el modelo de carril escogido: una infraestructura completamente segregada del tráfico a motor, que aporta mayor seguridad al usuario al no tener que lidiar con vehículos a 50 km/h (¡o más!) compartiendo el mismo espacio en las avenidas de la ciudad. Mientras, además, fue avanzándose en el sistema de alquiler público, Sevici, que fue extendiéndose por la ciudad, así como otras interesantes iniciativas, como Bus+Bici, servicio que presta el consorcio de transportes en Plaza de Armas, que provee de una bici para moverse por la capital a los usuarios del transporte metropolitano que llegan a la estación de bus.

Sigue leyendo

El presente del “Verbo América”. ¿Y el futuro?

verbo america originalLa red de carriles bici de Sevilla continua imparable con las obras de los nuevos itinerarios, apoyados en el absoluto éxito y buena acogida que han tenido los kilómetros ya construido, con un intachable aumento de usuarios. Sin embargo, no se pueden hacer estar obras de cualquier modo, siempre hay que tener en cuenta la premisa de respetar a la ciudad, al ciudadano y a su Patrimonio.

La empresa encargada de la construcción del carril bici en la Cartuja, con el beneplácito de de nuestro Ayuntamiento, ha derruido más de un metro del mural “Verbo América” que presidía la entrada a la Cartuja desde el Puente de la Barqueta.

“Verbo América”, diseñada por el artista chileno y premio Príncipe de Asturias de las artes Roberto Matta en colaboración con Yoko Akebane, y se encontraba en un estado lamentable debido al desinterés y la desidia de nuestro Ayuntamiento y de buena parte de la sociedad sevillana 18 años después de la clausura de la EXPO92. Pero lejos de preocuparse de recuperar una pieza del patrimonio artístico de la ciudad, se permite a una constructora derribar parte de él, como si del muro del Berlín en 1989 se tratara, tirando por tierra los esfuerzo de su autor y el éxito que en su día tuvo la obra.

verbo america ahora
Se trata de cerámica pintada con spray, consta de dos grandes murales independientes físicamente pero que guardan una relación común. En ellos, el artista plasmó toda una serie de personajes mitológicos y fantásticos entre los que incluyó a la mascota de la Expo, Curro. Una obra que cualquier museo de arte contemporáneo desearía tener en su colección. La obra cerámica de Roberto Matta pudo salvarse, ahora es imposible.

Roberto Matta fue partícipe y renovador del surrealismo y personaje decisivo en el grupo de artistas del expresionismo abstracto de los años 40. Desde su muerte en Italia en el año 2002 su obra se ha revalorizado extraordinariamente. Toda, menos la que legó a Sevilla que desaparece sin que a casi nadie le importe.

La revolución bicicletera

Revolución bicicleteraHemos asistido los sevillanos en primera persona a la revolución bicicletera llevada a cabo en Sevilla, y es que desde la implantación del servicio de alquiler de bicis públicas y la construcción de una red de carriles bici que se expande por casi toda la ciudad muchos sevillanos hemos cambiado a mejor ciertos hábitos de movilidad.

A pesar del gran éxito que están teniendo ambas infraestructuras y su apoyo por parte del Ayuntamiento, hemos de decir que también existen deficiencias en su ejecución. Por un lado tenemos la construcción de la red de carriles bici, una gran idea, ejecutada de forma mediocre, ya que existen algunos puntos negros, donde esa falta de planificación o diseño ha dejado el carril cojo, siendo muy mejorables algunos aspectos, tales como su superficie, muy peligrosa cuando esta mojada por lo resbaladizo del material utilizado o los cruces al mismo nivel con el peatón, que sin darse cuenta una veces, y otras voluntariamente invaden el carril bici con el consiguiente peligro tanto para ciclistas como para peatones.

Y es que en algunos tramos del carril bici, como el que llega a la Universidad Pablo Olavide, se han “olvidado” de poner algo de acera para esos peatones que circulan a veces por esa zona no les queda otra que invadirlo si no quieren ir por el campo, o la reducción que ha sufrido la acera en diferentes zonas, donde quizás lo correcto hubiera sido quitar ese espacio al coche.

Por otro lado tenemos a Sevici, un servicio similar al prestado en París, Lyon o Barcelona, con gran éxito en todas las ciudades, sin embargo, en Sevilla estamos en un punto de no retorno, ya que el sistema está a punto de hacer crack debido a la gran demanda de usuarios por las bicis, y ante esta situación desde sevillasemueve apoyamos la ampliación del servicio para que no lleguemos a la situación de tener que cortar abonados porque el sistema no es capaz de asimilar mas socios.

Esta vez, se peco de falta de previsión, ya que prácticamente ni los más optimistas con este asunto pensaban que podría llegarse a este nivel de popularidad del servicio, siendo el objetivo real para algunos la introducción de la bici en Sevilla pero con la idea futura de que la gente usara su propia bici y el sistema quedara como complemento a los autobuses o la Línea 1 de Metro.

Por desgracia, hoy día no ha sido así, ya que ante la falta de seguridad y el consecuente temor al robo de la bici propia muchos sevillanos optaron a lo contrario, dejar la bici en casa y usar Sevici, que está teniendo más importancia porque aun seguimos esperando la expansión del metro y la mejora del autobús.