El momento de defender a Sevilla entre todos

En las próximas semanas por fin tendrá lugar la XXXVI reunión del Centro de Patrimonio de la UNESCO, convención que en sus últimas ediciones ha tenido la Torre Cajasol en su agenda. Para regocijo de algunos, este año se volverá a plantear la posibilidad de incluir a Sevilla en la lista de Patrimonio en peligro, con la novedad de imponer medidas concretas, como paralizar la obra antes del 15 de Agosto y modificar el proyecto antes de final de 2013. Eso sí, no habla de los mecanismos para saltarse los cauces legales y el modelo democrático establecido.

torres

En esta ocasión, las presiones de ICOMOS a la UNESCO han llegado demasiado lejos. No solo proponen medidas de dudoso alcance legal, sino que cometen un sonado agravio comparativo a tenor del doble rasero usado en la ciudad de Londres. En la capital inglesa está a punto de culminarse la construcción de la torre Shard, de 306m de altura, a unos 800m del histórico castillo Tower of London, pero sin soportar ninguna amenaza desde UNESCO. ¿Tiene Sevilla que aguantar ese ninguneo?

De consumarse este juicio tan parcial la UNESCO proclamaría su propio descrédito. No solo por el caso de Londres, sino por expulsar de su lista a tres maravillas patrimoniales admiradas en todo el mundo, basándose simple y llanamente en la afección al paisaje histórico, algo que no está acotado, ni es definitivo, ni está protegido por la UNESCO.

Como dato significativo, cabe destacar que los miembros de ICOMOS que visitaron Sevilla en Noviembre de 2011 dijeron desconocer los informes que desde 2009 se han solicitado sobre el proyecto y sobre el estado de conservación del Patrimonio hispalense. Sin embargo, este último informe redactado por ellos mismos, y repleto de errores de medición, ha sido el único que parece haber servido para UNESCO, tirando por la borda el trabajo realizado en los años previos.

Igualmente, es de justicia recordar que esos señores respondieron un “no” rotundo a la pregunta sobre la afección del edificio a los bienes catalogados como Patrimonio Mundial. De hecho, la torre se construye en una zona recuperada para la Expo’92. Es decir, en un espacio con 20 años de historia.

Un año ha tenido que pasar para que el alcalde coja el toro por los cuernos y apueste decididamente por un proyecto legal y positivo para Sevilla, llevando por bandera la no afección a los lugares Patrimonio Mundial catalogados por la UNESCO (Catedral, Archivo de Índias y Alcázar) y el inmejorable estado de conservación del que presumen estos inmuebles. Un año de trabajo vacío que podría haber evitado llegar a este punto aparentemente crítico. Por fin ahora ha cambiado de estrategia y “defenderá en primera persona y donde haga falta” el polémico proyecto.

A pesar de todo, y como no podía ser de otra forma, aplaudimos el giro en la postura de Juan Ignacio Zoido, y emplazamos a todo su equipo, como ya hemos hecho en varias ocasiones, a trabajar juntos en pos de una resolución sin perjuicios para nadie y de claro beneficio para Sevilla. A pesar de no haber contado con nuestra entidad para las reuniones mantenidas hasta la fecha, sevillasemueve se muestra absolutamente abierta a colaborar con las instituciones en la justa defensa del proyecto y del conjunto de la ciudad.

Dicen que más vale tarde que nunca, esperemos que en esta ocasión también se cumpla.

Torre Pelli: un proyecto legal y positivo.

TorreCajasolRenderEsta ciudad siempre se ha caracterizado por su generalizada apatía ante cualquier aspecto que afectase a los ciudadanos. Además, ha sido habitual que frente a cualquier avance o progreso, unas pocas voces pseudoautorizadas hayan decidido a puerta cerrada su devenir. Tras décadas de silencios por parte de los ciudadanos y gritos de unos pocos con posibilidades para hacerse oír y sobre todo, poder para decidir, nació una asociación como sevillasemueve a la que le preocupa y ocupa el progreso de Sevilla y un futuro esperanzador para todos sus habitantes aportando puntos de vista distintos y válidos para construir un futuro común. Siempre desde el amor a la ciudad pero también desde la objetividad.

En esta tesitura nos desayunamos con la posibilidad de que la mayor inversión privada de la ciudad se puede ir al traste tan solo porque unas pocas personas con influencia han decidido que Sevilla no merece progresar. Es indudable que después de varios años trabajando por nuestra ciudad, nos invada una sensación de impotencia ante la posibilidad de que el proyecto que con tanto amor ha realizado César Pelli para nosotros, pueda verse paralizado o peor, desvirtuado. Estamos ante un proyecto de gran valor que conjuga la horizontalidad de los edificios podio con la verticalidad de la torre en una armoniosa belleza que bajo ningún concepto debe ser decapitada.

Cuando el comité de la UNESCO, allá por julio de 2010 en su reunión anual de Brasilia, dijo respecto de la Torre Cajasol que NO había afección a nuestros tres monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad, entendimos que toda esta vorágine de declaraciones llegaba a su fin. No cabe duda de que estábamos muy equivocados. Dos años después vemos con tristeza que se insiste en despreciar a esta ciudad milenaria y a negarle lo que nunca se ha producido en el mundo con ninguna otra: su avance. Tanto Internet como las redes sociales están dando buena cuenta de que tanto aquí, con una mayoría de ciudadanos favorables al proyecto, como fuera de aquí, con miles de personas dispuestas a volver a una nueva Sevilla que sabe conjugar su historia y patrimonio con una nueva arquitectura contemporánea, no puede haber tanta gente equivocada.

Mirando hacia atrás, es inevitable ver como mentira sobre mentira desde diferentes plataformas se han ido creando falsas razones para que no se construya este bello proyecto. Por otra parte Icomos España se ha caracterizado por la elaboración de informes sesgados y llenos de subjetividad. Y claro, a partir de aquí, es la indignación la que inevitablemente aparece. Cuando se presupone seriedad en un organismo de la talla de la Unesco que ya expresó su posición hace dos años, cuando se espera de nuestros responsables públicos encabezados por el Alcalde un mínimo de coherencia para con la ciudad y el pensamiento mayoritario de sus ciudadanos con un apoyo y defensa explícitos de esta actuación, y cuando por el bien de Sevilla todos esperamos un alto grado de seguridad jurídica y urbanística, todo parece venirse abajo.

Sevilla siempre vencerá, no cabe duda. Pero una vez que despertaba de su letargo de siglos, una vez que comenzaba a hacerse un nombre no solo por su milenario patrimonio, que también, sino por su nueva imagen contemporánea, vemos que la ficha con la que jugábamos vuelve a la casilla de salida. Mañana será otro día en el que esperamos que todo vuelva a encauzarse hacia la mejor situación para Sevilla que sin duda es la culminación de la Torre Cajasol, pero hoy solo podemos y debemos darle a la ciudad nuestro más sincero pésame por todo lo que está soportando.

sevillasemueve dirige una Carta abierta a la UNESCO al respecto de la torre de Pelli

Junto a este artículo puede encontrar la Carta Abierta enviada a la Unesco, tanto en inglés como en español, así como el Apéndice anexo.

La asociación sevillasemueve, plataforma ciudadana activa en temas de interés en Sevilla, tiene como fin contribuir a la transformación de la ciudad en una urbe moderna y dinámica, donde sea cotidiano que los nuevos hitos e infraestructuras (urbanas, culturales, empresariales…) creen nuevas oportunidades de bienestar, de accesibilidad y de calidad de vida para ciudadanos y visitantes, y donde estos hitos e infraestructuras, lejos de verse como enemigos de la esencia de la ciudad, coexistan de forma armónica y sinérgica con la rica herencia de su patrimonio histórico.

Entre los días 6 y 9 de este mes de noviembre se ha producido la visita de la delegación de la UNESCO a la ciudad para estudiar sobre el terreno el posible impacto de la Torre Pelli sobre los monumentos Patrimonio de la Humanidad de Sevilla. Pues bien, para nuestra sorpresa y tras ser recibidos por las instituciones estatal, autonómica y municipal implicadas, así como por los promotores y técnicos de este proyecto, los responsables mantuvieron un encuentro con entidades ciudadanas contrarias al edificio, sin que en ningún momento se le diese voz a nuestra asociación y por ende, a los miles de ciudadanos que apoyamos la construcción de este complejo en la Isla de la Cartuja.

Por todo ello, nos hemos visto en la obligación de remitir una carta abierta a la UNESCO, que cualquier lector que lo desee puede consultar en nuestra web y en la que se detallan los argumentos ciudadanos en contra de las tesis mantenidas por la plataforma Túmbala y demás opositores, demostrando con hechos la no existencia de afección a los bienes Patrimonio Mundial, y denunciando además las continuas tergiversaciones de la realidad que se han venido sucediendo por parte de las organizaciones anteriormente citadas.

En esta carta gracias a un relato exhaustivo de la situación y a la incorporación de un anexo con diversas imágenes, entendemos que la organización internacional conseguirá una visión objetiva de este asunto. Además, se explica en cuatro puntos cómo existe un apoyo mayoritario de los ciudadanos al proyecto, la nula afección de éste a los bienes protegidos, las soluciones de infraestructuras ya previstas en el planeamiento de la ciudad para resolver los problemas que pudiesen surgir y que son independientes de la construcción en altura o no en la zona, y por último, nuestra confianza en la profesionalidad y absoluta objetividad con la que estamos convencidos que será tratado este tema por los responsables de la UNESCO.

Por todo lo anteriormente expuesto y dado el volumen de apoyos que continuamos recibiendo en Twitter, Facebook, en diversas encuestas y en iniciativas como http://actuable.es/peticiones/si-la-torre-cajasol, confiamos en que la decisión final será satisfactoria tanto para Sevilla como para la mayoría de sus ciudadanos, y a su vez prestigiará a la UNESCO pues habrá sabido valorar exclusivamente los aspectos de su competencia, sin entrar en otro tipo de cuestionamientos políticos o sociales, que deben ser ajenos a esta decisión.

Concentración por la Torre Cajasol

si a la torre¿Es tu voz que Sevilla no es más que la Giralda? ¿Piensas que avanzar hacia el futuro es destrozar nuestro pasado? Entonces… ¿Por qué dejas que en la prensa y la radio solo la Sevilla arcana tenga voz?

¡Díselo al Alcalde y a la UNESCO! ¡EXPRÉSATE!

LUNES 7 de Noviembre a las 17.30 en la Puerta de San Miguel de la Catedral de Sevilla (Avenida de la Constitución)

Sí al a Torre Cajasol, por una Sevilla que avanza sin complejos. Contra una Sevilla dormida.

Colabora con la reocogida de apoyos on-line: http://actuable.es/peticiones/si-la-torre-cajasol

Torre Cajasol SI

torre cajasol siSi quieres apoyar nuestra campaña entra en http://actuable.es/peticiones/si-la-torre-cajasol

Desde hace años, Sevilla sufre la existencia de grupos conservacionistas que, aunque su objeto embrionario es positivo, realmente se han estado dedicando a torpedear cualquier intento de avance en arquitectura contemporánea en la ciudad.

Estos días nos enfrentamos a una nueva visita de la UNESCO, donde sus únicos contertulios de la sociedad civil serán, como de costumbre, estos colectivos en contra del proyecto. En las recepciones oficiales, este año tenemos la novedad del Alcalde Juan Ignacio Zoido y su equipo, quienes llevan sembrando dudas en la ciudad desde que tomaron posesión de sus nuevos cargos. Desde hablar de ilegalidad, hasta pensar en recortar la altura o incluso buscar apoyos para pagar la indemnización en caso de ordenar una dictatorial y unilateral parada de las obras.

Sin poder contar con gran impacto mediático, desde sevillasemueve hemos publicado una campaña de recogida de apoyos con la que pretendemos hacer ver a nuestro Alcalde, el que dice serlo de todos los sevillanos, que nosotros SI queremos ver la Torre Cajasol acompañando a la Giralda en la cima de la ciudad.

La Torre de Zoido

Desde su llegada al poder, el nuevo Alcalde de Sevilla ha sumido en una especie de incertidumbre el proyecto de la Torre Cajasol. Una prometedora inversión en estética y eficiencia energética sede de un gran banco y que favorecerá la permuta de sus antiguas instalaciones para usos museísticos y culturales.

Durante la campaña electoral, los guiños de Zoido a los colectivos contrarios a su construcción lo llevaron a comprometerse con la revisión de la legalidad del ya aprobado proyecto. Una postura cuyo objetivo aparente no se entiende más allá de reavivar las últimas dudas posibles sobre la Torre. Curiosamente, en su loable discurso político para con empresas e inversores hizo un especial énfasis en la seguridad jurídica de las apuestas por nuestra ciudad, algo que no deja de ser una paradoja cuando se mira en paralelo a lo que está ocurriendo con la Torre.

En las últimas semanas Sevilla asiste a la construcción de una auténtica Torre, pero de Babel, donde cada palabra y declaración no hacen sino aumentar la confusión en la ciudad.

La ausencia de irregularidades en las licencias de la Torre suscitó los lamentos del Delegado de Urbanismo, quién pasó pronto la patata caliente al señor Alcalde. Ante tal panorama, sorprendentemente, Zoido aseveró que incluso ante la legalidad se atrevería a parar la obra. Las dudas sobre quién asumiría una hipotética indemnización en caso de paralización no dejan de ser un estéril debate: lo que es seguro que de los 200 millones de euros que se barajan, a cada sevillano le saldría por unos 285 euros.

Las asociaciones contrarias a la Torre juegan un papel fundamental de tergiversación de los hechos. Con un lema que viene a ser algo como “enreda que algo queda”, la Torre protagoniza falsos montajes donde crece exagerada hasta dimensiones titánicas, y se mete en todos y cada uno de los rincones con encanto de la ciudad. Hasta en el balcón de su casa, oiga, se encontrará la Torre, aunque resulte que mire para el lado contrario. Y no solo crece la Torre, Sevilla es de repente Patrimonio de la Humanidad. La ciudad enterita. Aunque la distinción de la UNESCO solo la tengan la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Índias, todos a 1,5 km de la Torre, y con más de uno (y de dos) adefesios arquitectónicos de por medio. Otro clavo al que agarrarse: patrimonio en peligro, aunque sean inventados, el patrimonio y el tal peligro. Otra mentira que se enraíza en los periódicos, crece en la sociedad, y finalmente madura su fruto venenoso.

Los últimos coletazos del día vienen a colocar la torre en el Aeropuerto, a pesar de la existencia de documentos del Ministerio de Fomento que sitúan el campo de vuelo a casi 2 km de distancia. Una más en una larga lista de falsedades que el máximo representante de la ciudad lleva por bandera ante las puertas de la UNESCO, a quién parece que usará como gancho para contentar al reducido grupo de sevillanos que no hubieran dudado en parar la construcción de la Giralda de haber vivido en siglo XII. Y Zoido hubiera ido de la mano con ellos.

Verdades y mentiras sobre la Torre Cajasol

En las últimas semanas, la ciudad de Sevilla asiste a un extraño debate sobre la conveniencia o no de acometer el proyecto de la Torre Cajasol, cuya estructura continúa levantándose al ritmo previsto y que aparentemente había superado la sombra del chantaje de la UNESCO auspiciada por los informes de dudosa objetividad presentados por ICOMOS.montaje torre cajasol

Sin embargo, todo cambió tras la proclamación del nuevo Alcalde, que a pesar de que la Gerencia de Urbanismo haya confirmado la completa legalidad de la licencia de obra, se empeña en tantear a Junta y Gobierno central para colaborar en una hipotética indemnización si decidiera parar el proyecto de forma unilateral e injustificada. Una cantidad que se estima en 200 millones de euros y que contrasta con las continuas quejas de Zoido por el endeudamiento del Ayuntamiento.

La demagogia practicada por el alcalde no viene sola. Llevamos ya varios años observando como grupetos anti-torre y afines a ICOMOS airean mensajes de confusión, ocultación de la verdad e incluso burdas mentiras para tratar de embaucar a la ciudadanía, que habitualmente dispone de poca información de actualidad sobre el proyecto.

Una de las amenazas más extendidas se centra en la pérdida del titulo de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, calificación que Sevilla ni tiene ni ha tenido nunca, a pesar de que el propio Alcalde, por desconocimiento o por conveniencia, lo haya afirmado en sucesivas ocasiones. Los únicos monumentos catalogados por la UNESCO en nuestra ciudad son la Catedral, los Reales Alcázares y el Archivo General de Índias, situados a más de 1,5 km del emplazamiento de la torre.

Junto a este falso riesgo, es práctica habitual distribuir una serie de montajes con el aspecto de la futura torre vista desde algunos puntos de la ciudad. Unos montajes con unas dimensiones totalmente falsas y desproporcionadas que incluso sitúan la torre en lugares incorrectos.

Usando algunos criterios de proporcionalidad básicos podemos tomar alguna de las representaciones que comúnmente usan estos grupos, como la que sirve de cabecera en uno de sus blogs de referencia, y comparar su representación de la torre con el tamaño real (en tonos rojos en la imagen, clic para ampliar) para concluir que no solo el tamaño es totalmente falso, sino que la torre no sería visible desde esa situación al quedar oculta tras la arboleda. A tal punto llega la manipulación que haciendo el cálculo inverso podríamos concluir que para ver la torre tal como esta representada debería medir 420m, situándose como decimocuarto edificio más alto del mundo.

También podemos hacer uso del Teorema de Thales, por todos estudiado en los primeros años de formación educativa, para comprobar fácilmente, de forma simplificada, desde donde puede o no verse la torre: si el obstáculo mas cercano que tengamos (en dirección a la situación de la torre) esta a una cierta distancia X, nosotros estamos situados a una distancia Y de la torre, dicho obstáculo nos tapará la visión si su altura es superior a resultado de multiplicar 178 por la distancia X y dividirlo por la distancia Y.

Haciendo varias pruebas, es realmente difícil que desde alguna calle del casco histórico, salvo desde Adriano o las bocacalles de Torneo y del Paseo de Colón, consiga verse la torre.

¿Puede Sevilla dejarse engañar por un reducido número de personas que se adueña de la voz de toda una ciudad e intercede como interlocutor ante organismos internacionales como la UNESCO?

¿Merece Sevilla, con enorme déficit de inversiones, permitirse el lujo de pagar una indemnización de 200 millones para revocar una licencia legalmente aprobada?

Desde Sevillasemueve tenemos una respuesta clara para estas preguntas y deseamos que la ciudadanía conozca la verdad sobre este proyecto para que cada uno sea capaz de emitir su propio juicio.

Si desean más detalles pueden contactarnos por correo electrónico o vía Twitter (@sevillasemueve)

Puerto Triana, sí

Torre PelliRecientemente, ICOMOS ha emitido un informe acerca del impacto que, en su opinión, tendrá sobre los tres bienes Patrimonio de la Humanidad de Sevilla (Alcázar, Catedral-Giralda y Archivo de Indias) la construcción de la torre de César Pelli que se alzará en Puerto Triana y se convertirá en la nueva sede de Cajasol. Dicho informe es muy negativo acerca de la torre, hasta el punto de que propone a la UNESCO incluir a los tres bienes dentro de la lista de Patrimonio en Peligro si no se retira el proyecto de construcción.

Como no podía ser de otra forma, en sevillasemueve respetamos profundamente la labor de ICOMOS y, en particular, la trayectoria del profesor Víctor Fernández Salinas, su mayor exponente en Sevilla. Sin embargo, a la vista del citado informe, no podemos menos que hacer varias consideraciones al respecto.

  • Llama poderosamente la atención que lo que debería ser el núcleo del informe, un estudio de la afección directa de la torre para con los tres bienes protegidos, ocupa una parte muy escasa del mismo. Las argumentaciones al respecto, además, son aparentemente poco sólidas, con justificaciones que son discutibles en unos casos, falsas en otros (como la hipotética afección a la Galería del Grutesco del Alcázar) o directamente no están en el informe (como la supuesta influencia de la torre sobre el Archivo de Indias, que se afirma que existe pero no está justificada en ningún lugar).
  • Para inscribir un bien en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro, el criterio básico es que se amenace o menoscabe alguna de las condiciones que llevaron a incluir a esos bienes en la lista de Patrimonio Mundial. Es revelador, pues, que en ninguna parte del informe se haga la menor referencia a la afección que pueda tener la torre sobre los cuatro criterios que llevaron a la inscripción de nuestros tres bienes protegidos en la lista de Patrimonio Mundial, básicamente porque dicha afección no existe.
  • Creemos, en buena lógica, que los dos aspectos que se detallan en los puntos anteriores deben ser los que tengan un peso decisivo a la hora de determinar si los bienes están realmente en peligro por la construcción de la torre o no. Dada la anecdótica importancia que a ellos se les da en el informe, consideramos que la recomendación de ICOMOS de incluir a los bienes en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro dista mucho de estar lo suficientemente argumentada, siendo exagerada, injusta y difícilmente comprensible.
  • Obviamente, ya que no se ocupa de los puntos arriba citados, cabría valorar en qué se invierte el grueso del informe. Tienen en él un peso abrumador ciertas consideraciones paisajísticas y urbanísticas, como mínimo opinables, que parecen entender la ciudad de Sevilla como una especie de diorama cuyo único objetivo es servir de marco para los tres bienes protegidos. Si bien, obviamente, éstos y su entorno merecen la más celosa de las protecciones, resulta un tanto ridículo que se llegue a extremos como afirmar que el final de la Ronda Intermedia de Triana pertenece al casco histórico de la ciudad, o considerarse más legitimados para elegir el modelo de ciudad o la ordenación del tráfico en la misma que los representantes escogidos democráticamente por el pueblo.
  • Entendemos, pues, que el objetivo último del informe no es sino imponer un modelo de ciudad que desde ICOMOS se ha escogido arbitrariamente como el único correcto, usando la hipotética afección a los bienes protegidos como excusa para ello. Los expertos de ICOMOS tienen todo el derecho a exponer y promover sus opiniones urbanísticas, que nos merecen todo el respeto; pero usar como rehén el patrimonio de la ciudad para obligar a todos los ciudadanos a adoptarlas es del todo punto intolerable.
  • A ese respecto, cabe destacar que la pretendida unidad de opinión en contra de la torre que se dibuja en el informe es completamente irreal, tal y como se comprueba observando la nula representatividad de las entidades consultadas para ello, o acudiendo a las hemerotecas para observar la clara divergencia entre lo que se afirma del candidato de la oposición en la ciudad y lo que éste ha afirmado repetidas veces en público.
  • Entendemos que la ubicación de la torre en Puerto Triana es perfectamente compatible con el patrimonio monumental de la ciudad, ya que ni afecta visualmente a ninguna de las estampas tradicionales de la ciudad, ni mucho menos atenta contra las vistas de los tres bienes protegidos de las que actualmente disfrutamos. Al contrario, vendrá a sumar, nunca a restar, al patrimonio de la ciudad.
  • Finalmente, deseamos apuntar que considerar que la construcción de un rascacielos en la Cartuja va a eclipsar a la Giralda es un desprecio a la importancia de ésta, que siempre ha sido y seguirá siendo el monumento más representativo e icónico de Sevilla.

Desde sevillasemueve animamos a los responsables de Puerto Triana a que sigan adelante con el proyecto, y abordaremos en breve la tarea de hacer un análisis crítico del informe de ICOMOS que poner a disposición del público y elevar a las autoridades pertinentes.