sevillasemueve participa en Semana Europea de la Movilidad

 

sevillasemueve participa por primera vez en esta iniciativa que cuenta con el apoyo de la Comisión Europea y que organiza el Ayuntamiento hispalense del 15 al 25 de septiembre tras siete ediciones en la ciudad. Las actividades de sevillasemueve se desarrollarán el viernes 16 y el domingo 25 de septiembre.

¡Inscríbete!

La asociación ‘sevillasemueve’ (SEm) participará por primera vez en la presente edición de la Semana Europea de la Movilidad que, tras siete ediciones en la ciudad, organiza el Ayuntamiento de Sevilla, en esta ocasión, del 15 al 25 de septiembre y bajo el lema ‘Movilidad inteligente. Economía Fuerte’.

Semana Europea de la Movilidad

Semana Europea de la Movilidad

Sigue leyendo

Sevilla no puede detenerse

¡Cómo pasa el tiempo! Hace cinco años, un 2 de Diciembre, vio la luz esta asociación a la que decidimos bautizar ‘sevillasemueve’. Nos movía principalmente la red completa de Metro, con vistas a plasmar nuestro parecer, al tiempo que preveíamos sucesivas polémicas en torno a la arquitectura contemporánea que comenzaba a asomarse a la ciudad.

Así, Metropol Parasol ha culminado una acertada revitalización de un deprimido espacio del centro. La torre de César Pelli sigue su camino tras superar el surrealista ‘trámite’ con el que una serie de personas pretendió seducir a la UNESCO enunciando mentiras como si fueran portavoces de toda la ciudad.

Algo parecido sucedió con la biblioteca de Zaha Hadid, donde el cainismo y el interés particular de un grupo de vecinos se encargó de despreciarla, a pesar de que en el Prado aún hoy sigue existiendo una parcela edificable según el PGOU vigente.

Pero nosotros seguimos tratando de mover a Sevilla. Espolearla en el eterno adormecimiento que volvió tras el 92, cuando nuestra ciudad y Andalucía, se pusieron al día tras el enorme déficit de inversiones e infraestructuras de décadas anteriores. Pasada la Exposición Universal, lejos de aprovechar el trampolín de lo conseguido, la ciudad se durmió de nuevo. Así, volvieron a castigarnos con la falta de inversión sin que a nadie pareciera importarle, ni a los sucesivos políticos en las diferentes administraciones, ni al ciudadano medio, conforme con todo mientras vea jugar sus equipos, tome una copa de manzanilla en la Feria de Abril o disfrute del procesionar de una cofradía en Semana Santa. Todos ellos son Sevilla, pero Sevilla es y debe ser, mucho más.

Sevilla, como ciudad y área metropolitana, ¿hacia donde camina? Pasan los años y seguimos atascados en los mismos problemas. Algo se ha mejorado en transporte, el éxito de la red de carriles bici y de la línea 1 de Metro es irreprochable, pero las demás soluciones, viendo la actitud de la Junta de Andalucía con Sevilla, ni están ni se las espera. Para colmo de males, esta semana vemos que, a pesar de que los proyectos de las líneas 2, 3 y 4 llevan años redactados, el alcalde de Sevilla aceptaría tramos en superficie. A nadie se le escapa la falta de financiación, pero hay que ser consciente de que asumir esos cambios supondrá sacrificar la movilidad del futuro, debido al notable descenso de la velocidad comercial y las trabas urbanas que ello generaría.

Nada se sabe de otros grandes proyectos como el dragado, donde las administraciones implicadas naufragan sin mover un dedo, la nonata Ciudad de la Justicia o la culminación de la SE-40 y otras vías imprescindibles, o la histórica conexión ferroviaria que impulse el aeropuerto. Atrás quedaron otros, como la huida de ‘laCaixa’ de las Reales Atarazanas, que ahora continúan abandonadas a su suerte, o la conmemoración del V Centenario de la primera Vuelta al Mundo, que zarpó desde la ciudad en 1519 y entorno a la que nos unimos diversas entidades de la sociedad civil sin que haya trascendido mayor apoyo institucional que alguna palmadita en la espalda.

Sevilla no tiene un rumbo claro, las inversiones se buscan a impulsos sin saber qué se persigue como ciudad. Lo mismo da un par de mercados gourmet, un parking subterráneo, un Museo de las Tradiciones Sevillanas, unos astilleros, un Paseo del Arte y su piscina fluvial, etc. Al tiempo, la terciarización de nuestra precaria economía se vende como un rotundo éxito al que no podemos renunciar, llámese IKEA, Primark o Costco, por citar algunos ejemplos.

Ahora cerramos los ojos y pensamos en el reciente anuncio de apertura de un Centro Pompidou en Málaga, que, eso sí, a golpe de talonario y con el adecuado apoyo institucional, ha creado en los últimos años una destacada oferta cultural donde antes existían discretos atractivos. Damos la enhorabuena desde aquí y reflexionamos: ¿por qué Sevilla es incapaz de marcarse objetivos claros y definidos, más o menos ambiciosos, y desvivirse por conseguirlos? ¿Por qué los objetivos y metas de esta ciudad varían tanto en tan poco tiempo y terminan, habitualmente, haciendo aguas? ¿Podemos o debemos hacer algo por mejorar o cambiar las cosas?

Con ese objetivo, un día decidimos unirnos sociedad civil y entidades culturales para retomar la Noche en Blanco, con repetidos éxitos en sus dos ediciones, donde tampoco quisieron ir de la mano todos las administraciones, siendo especialmente significativo el cerrojazo de los museos durante el evento. Eterno parece el estancamiento de nuestra pinacoteca, que sigue marginada sin el impulso institucional y político que debiera convertirla en referente de la cultura no sólo de Andalucía, sino de España.

Como muestra de lo que exigimos a nuestros responsables políticos, hemos tendido la mano en busca de objetivos comunes. Así, participamos en la creación de la Asociación Sevilla Por el Metro o patrocinamos la muestra Recuerdos de una Exposición Universal: 1992-2012, enmarcada en el programa de la Asociación Legado Expo Sevilla para el 20 Aniversario de Expo’92. También hemos contribuido en causas como la iniciativa de Sala Cero Teatro y el arquitecto Juan Ruesga por proteger el Teatro Cervantes y otras muestras del patrimonio de nuestra ciudad.

Sevillasemueve cumple un lustro defendiendo, con espíritu crítico y constructivo, que otra Sevilla es posible. Llevamos años trabajando codo con codo con todos los agentes implicados en busca del progreso económico, social y cultural de la ciudad. Esto no significa renunciar a nuestra valiosa historia, pero somos conscientes de que una ciudad no es más que el paso de los siglos por ella, y el siglo XXI no puede ser una página en blanco para Sevilla.

No nos cabe duda de que para ello la ciudad debe levantarse y opinar. No es tiempo de vivir a remolque de entidades gubernamentales viciadas, debemos exigir una mayor compenetración donde la ciudad sea el fin último, pero debemos exigirlo activamente, no basta con ser un convidado de piedra. El movimiento se demuestra andando y nosotros seguimos nuestro camino, sumando a cuantos quieran remar desde este barco que mira a Sevilla con otros ojos.

Semana Europea de la Movilidad, ni está ni se le espera

Sevilla viene celebrando, a su manera, la Semana Europea de la Movilidad desde el año 2005. No ha faltado a ninguna de las citas de esta importante campaña de repercusión internacional, hasta hoy.

Aparcabicis en la avenida de la Constitución

Aparcabicis en la avenida de la Constitución

El año pasado, aparte de la visita a centros de control de transporte público y alguna ruta en bicicleta, el resto de la semana se centró en el coche eléctrico e incluso en ¡las scooters! y esto, viene ocurriendo independientemente del signo político del gobierno local. Una semana patrocinada, de coste cero.

Según la información que ofrece el portal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente como coordinador nacional de este evento:

“se trata de una campaña de concienciación dirigida a sensibilizar tanto a los responsables políticos como a los ciudadanos sobre las consecuencias negativas que tiene en uso irracional del coche en la ciudad, tanto para la salud pública como para el medio ambiente, y los beneficios del uso de modos de transporte más sostenibles como el transporte publico, la bicicleta y los viajes a pie”

Pues bien, parece ser que en el caso de Sevilla la campaña debería centrarse en la concienciación dirigida a sensibilizar a sus responsables políticos, porque los sevillanos respondemos cada vez más y mejor: a la vista está el éxito del metro, el tranvía, SEVici o la red de carriles bici.

Mientras desde Londres, Copenhague y Bruselas, alaban el éxito conseguido con la implantación de los carriles bicis y la bicicleta pública en la ciudad, el Ayuntamiento calla y ni promueve ni explota la enorme publicidad internacional (y gratuita) que ofrece, mientras los sevillanos y habitantes del área metropolitana se vuelcan con la primera línea de metro o la ampliación del cercanías al Aljarafe norte, las administraciones (en este caso la Junta de Andalucía) congela proyectos básicos como los tranvías de Alcalá, Aljarafe y Dos Hermanas, las restantes líneas de metro, el Gobierno central obvia el doble sentido en el circular de cercanías (línea C4) o mantiene una ridículo tren cada hora a la Isla de la Cartuja (línea C2) o la implantación de un abono de transporte metropolitano. ¿Hacia dónde va la movilidad en Sevilla?

La derogación del Plan Centro, la desaparición de la oficina de la bicicleta, o no celebrar la Semana Europea de la Movilidad… nos ofrece una idea de la sensibilidad que tiene el actual consistorio ante una materia que incumbe a todos: cómo nos movemos, y su enorme influencia sobre la salud, calidad de vida, cohesión social y desarrollo económico de Sevilla.

Los ciudadanos, exigimos un compromiso a las administraciones públicas en material de movilidad. Celebramos el Plan Andaluz de la Bicicleta o la red de carriles bus que se implanta en la ciudad, pero no es suficiente. Sevilla no puede crecer, si no lo ambiciona. A la vista está que la movilidad tiene mucho de componente psicológico… en 5 años presumimos de pedalear como holandeses pero ¿qué mensaje se manda a la ciudadanía y a las instituciones europeas renunciando a celebrar la Semana Europea de la Movilidad?

Un abono de transporte para moverse por todo el área metropolitana

Para participar en nuestro sondeo ciudadano entra y opina AQUÍ

Billete único: el primer paso hacia el abono de transporte

Billete único: el primer paso hacia el abono de transporte

 

Tras la inauguración de la primera (y todavía única) línea de Metro en Sevilla y las nuevas líneas de Cercanías a la Cartuja y al Aljarafe los sevillanos podíamos vislumbrar un horizonte con una política de transportes que tuviera la intermodalidad como piedra angular y el área metropolitana como unidad de medida, más aún sabiendo que desde años atrás ya funcionaba el Consorcio Metropolitano de Transportes, dependiente de la Junta de Andalucía.

Algunos pasos en positivo se han conseguido, pero tanto los resultados como la voluntad real de los responsables políticos dista mucho de las necesidades de un área de influencia que se aproxima al millón y medio de personas.

Así, se ha creado un billete único donde buses interurbanos, Metro y algunos transportes urbanos han quedado integrados, pero donde el servicio de Cercanías Renfe se mantiene al margen. La complejidad del sistema tarifario tampoco es la más adecuada, donde los trasbordos no son reales y los descuentos para incentivar su uso se ejecutan a mes pasado.

Dadas las circunstancias, la crisis no es buena compañera de viaje. En las últimas semanas hemos visto como el Consorcio Metropolitano de Transporte ha recortado frecuencias y servicios de refuerzo en numerosas líneas, especialmente en fines de semana. La oposición en el Parlamento de Andalucía, lejos de proponer mejoras, lleva incluso a optar por la disolución del Consorcio.

Sigue leyendo

Metro sí

logo metroComo sevillanos no echaremos de menos estos últimos doce meses, en los que hemos disfrutado de tres procesos electorales con su correspondiente carga de promesas (a cuál mas surrealista), de disputas absurdas y de la parálisis del verlas venir. Reposado ya el polvo tras las elecciones autonómicas y sin comicios a la vista en varios años, esperamos que haya llegado por fin el momento de pasar a las realidades. Una realidad que debe traducirse, por parte de todas las administraciones, en impulsos concretos para aquellos aspectos que más necesita la Gran Sevilla: cohesión social, apoyo al tejido económico y, especialmente, ejecución de las infraestructuras que tanta falta nos hacen.

Sin duda, un organismo clave en el futuro inmediato de Sevilla va a ser la Consejería de Fomento y Vivienda, cuya flamante titular, al ser preguntada por el Metro de Sevilla, respondió que era un asunto que necesitaba ver con profundidad “en los próximos días o semanas”. En principio, es una prudencia que no sobra: al fin y al cabo se trata de una persona que no ha tenido un contacto previo con la realidad metropolitana de Sevilla, y es cortesía común conceder al menos los primeros cien días a un nuevo Gobierno. Pero, en nuestra opinión, si hay un proyecto estratégico para Sevilla, uno solo, que salvar sí o sí de esta tormenta de recortes, esa es la red de Metro.

Compartimos, por supuesto, la necesidad reivindicada por la nueva Consejera de atender a aquellas familias afectadas por desahucios, y aún más la apuesta por ciudades sostenibles y verdes, que encaja de lleno con nuestros principios como asociación. Al igual que también reclamamos de todas las administraciones públicas un apoyo decidido a PYMES, emprendedores y agentes de I+D+i, que deben ser las fuerzas que empujen para sacarnos de la crisis. Pero, como Pasqual Maragall solía decir, una ciudad da el auténtico salto de calidad cuando ejecuta su red de Metro, y es una carrera en la que Sevilla ya ha acumulado demasiado retraso. Estamos, además, ante unas obras para las que ya hay proyecto y fórmula de financiación definida, y que, recordemos, son ya realistas y dimensionadas de manera acorde a este tiempo de crisis, dado que el siguiente paso trazado es la ejecución de un único tramo, Pino Montano-Prado, de gran rentabilidad social en relación a su longitud y a su coste.

El Metro es la respuesta natural de las ciudades como Sevilla a un tráfico cada vez más insostenible y dañino para la convivencia. El éxito de la línea 1 demuestra que el Metro es clave para avanzar en la vertebración metropolitana de Sevilla, y que con él se construye una aglomeración más sostenible, cómoda y habitable para el ciudadano. Sin duda, el Metro no es lo único que Sevilla necesita: hay infinidad de necesidades urgentes que atender que tienden a eclipsar todo lo demás. Pero, además de apagar los fuegos cotidianos, es responsabilidad de cada administración plantar unas bases sólidas para el futuro, bases que eviten que las mismas situaciones se repitan una y otra vez. Por ello, exigimos del nuevo Gobierno andaluz que, como mínimo, se mantenga el compromiso de comenzar las obras del primer tramo de la L3 el año que viene, y estaremos atentos a las declaraciones que nos lleguen a partir de ahora desde la Consejería de Fomento y Vivienda, a cuyos responsables, en cualquier caso, deseamos suerte y acierto.

El reto de la bici en Sevilla: el Área Metropolitana

Tras el éxito cosechado por el carril bici en la capital, toca el turno al extenso y poblado Área Metropolitana de Sevilla.

Nuestro Área Metropolitana tiene un enorme potencial pbiciara el uso de la bicicleta como medio de transporte. La entrada en servicio hace más de 3 años del carril bici a la Universidad Pablo de Olavide, puso de manifiesto que hasta desplazamientos de 10 km la bicicleta se presenta como un medio de transporte al alcance de prácticamente cualquiera.

Muchos son los vecinos de Camas, San Juan, o Montequinto que acceden a Sevilla en sus bicicletas a través de carriles bicis metropolitanos que conectan con la red de más de 120 km de la capital y otros tantos la compaginan con otros medios de transporte (Metro, Bus, Cercanías…). El éxito cosechado por el servicio de bicicletas BUS+BICI demuestra como la alianza de bicicleta y transporte público es altamente efectiva.

Pero el Área Metropolitana tiene muchos retos en materia de servicios e infraestructuras ciclista:

– Permitir el acceso a todas las bicicletas en cualquier franja horaria a los trenes de cercanías del núcleo de Sevilla (como ya se hace en Madrid desde el pasado año)

– Sentar las bases de un sistema de alquiler de bicicleta público a nivel supramunicipal. Por ejemplo: facilitaría la movilidad de los estudiantes de la UPO al integrar la Universidad y Montequinto, Dos Hermanas, Alcalá, en este sistema o los pueblos del Aljarafe que tienen sus núcleos urbanos prácticamente fusionados y no pueden ofrecer por separado este servicio.

– Conexión de Tablada con el Puente de San Juan de Aznalfarache salvando la SE 30 (vital para la conexión Aljarafe – Sevilla, ascensor del metro, etc)

– Ampliación de la red de carriles bicis metropolitanos dando prioridad a la conexión entre municipios limítrofes, estaciones de metro y cercanías.

Es básico que las administraciones locales del Área Metropolitana y la Junta de Andalucía elaboren un plan estratégico de movilidad en bicicleta para la Gran Sevilla que tenga en cuenta las necesidades de los miles de usuarios de este medio de transporte y que permita que en el medio plazo podamos disfrutar de una red de vías ciclistas metropolitanas que conecten los municipios de la Gran Sevilla entre sí y su eficaz intermodalidad con otros medios de transporte.

¿Sabes que tenemos una Línea 5 de Metro?

Puede sonar a broma de mal gusto, pero no lo es, ni de lejos. Con una sola línea enlinea 5 funcionamiento y sin previsiones de volver a ver obras a corto o medio plazo, una quinta de “Metro” se ha colado en la red de transportes de la ciudad. Realmente esta funcionando a medio gas si tenemos en cuenta sus posibilidades, pero aún así, presta un servicio adecuado y poco usado, sometido al desconocimiento de la gran mayoría de los sevillanos.

Hasta hace seis meses disfrutábamos, o padecíamos, tres únicas líneas de Cercanías. Una muy usada – la C1- con una media de cuatro trenes a la hora, otra ciertamente desconocida – la circular C4- con dos trenes a la hora, y una tercera con un servicio muy poco atractivo -C3-. En Marzo se incorporó un nuevo trazado: la C5, con un potencial volumen de usuarios a lo largo del Aljarafe Norte y, por ahora, con tres trenes a la hora, hablando siempre de frecuencias en hora punta.

Descartando la línea C3, tenemos hasta nueve trenes a la hora circulando entre las estaciones de Santa Justa y Virgen del Rocío. En febrero, previsiblemente, se inaugurará una nueva línea, la C2, con un recorrido previsto desde La Cartuja hasta Santa Justa. Prolongando este trazado hasta Virgen del Rocío y suponiendo un servicio de tres trenes a la hora serían doce trenes los que circularían en el tramo común (click en el mapa para ampliar).

Es decir, cada cinco minutos habría un tren circulando entre ambas estaciones, una frecuencia conjunta muy aceptable que no tiene nada que envidiar al servicio de Metro. El trayecto, a pesar de ser relativamente corto, une zonas altamente pobladas e importantes puntos neurálgicos de la ciudad: la propia estación de Santa Justa, el intercambiador de San Bernardo e importante zona empresarial y universitaria, el Hospital Virgen del Rocío e incluso el campus de Reina Mercedes. Además, en esas estaciones se podría trasbordar, respectivamente, con las líneas 3, 1 y 4 de metro.

Suena bien, pero esta teoría no está exenta de sombras. El principal problema es el cáncer común a todos los medios de transporte de la Gran Sevilla: la inexistencia de una integración tarifaria y la imposibilidad de trasbordos amparados por el Consorcio Metropolitano de Transportes, unas medidas muy comunes en otras ciudades pero lejanas en la nuestra. La segunda causa pendiente es la circulación en único sentido de la línea circular C4, por lo que realmente tendríamos doce trenes en un sentido y 10 en otro, es decir, un tren cada 6 y cada cinco minutos respectivamente.

Desde Sevillasemueve exigimos la inmediata ejecución de ambas medidas imprescindibles para la calidad del servicio. Igualmente, instamos a quien corresponda a poner en marcha una política activa a favor del transporte público, dando a conocer lo que tenemos y luchando por las inversiones necesarias, que se ven pospuestas año tras año y que se ejecutan pensando más en beneficios electorales que en servicios al ciudadano.

Un Consorcio para transportarnos a todos

La puesta en escena del proyecto de red deconsorcio Metro supuso el pistoletazo de salida para el Consorcio Metropolitano de Transportes, cuya creación facilitó la implantación del billete único, válido en todos los autobuses metropolitanos y con una tarifa común.

La posterior entrada de TUSSAM favoreció que los ciudadanos de la Gran Sevilla pudieran moverse por todo su ámbito, pero supuso la diferenciación de tarifas al mantener sus propios títulos de viaje con precio diferente al establecido por el Consorcio.

Con la puesta en servicio de la línea 1 de Metro de Sevilla se materializa el último movimiento de importancia en el Consorcio, integrándose igualmente en el y con las mismas tarifas, a pesar de disponer igualmente de una tarjeta propia. Nos encontramos de esta forma con tres billetes diferentes, pero uno de ellos válidos para los tres medios de transporte.

Como ciudad de gran déficit en infraestructuras para el transporte público, Sevilla necesita aprovechar al máximo estos medios ya existentes, interactuando entre sí para producir un resultado que en conjunto resulte atrayente para los potenciales usuarios. Ese atractivo podría venir de la mano de abonos globales – mensuales, trimestrales o anuales- que supongan tal ahorro económico que invite a su uso habitual en detrimento del viajero ocasional, medidas típicas y exitosas en otras multitud de grandes ciudad y que aquí parecen fuera de la realidad.

La guinda a estas mejoras sería contar bajo este mismo paraguas con la red de Cercanías, la gran desconocida para muchos ciudadanos a pesar del gran servicio prestado a las localidades más lejanas para acceder al centro de la ciudad, y que podría ser aun más óptimo en combinación con el resto de transportes.

Somos conscientes de las dificultades que entrañan estos avances, debido principalmente a intereses políticos y a las diversas empresas participantes, tanto públicas como privadas, pero no debe valer como excusa para aceptar la vía del conformismo que no desemboca en otro lugar que en el caos circulatorio de la ciudad y el área metropolitana. Por ello, desde sevillasemueve exigimos una mesa de dialogo de todos los agentes implicados para acercar acciones a priori utópicas, y cuya única consecuencia es el aumento de la calidad de vida de los ciudadanos.

Retomemos el camino del Metro

metroHan pasado ya dos años desde la apertura de la primera línea del Metro de Sevilla y su éxito es intachable. Millones de ciudadanos han descubierto las bondades del transporte público, otro concepto de movilidad donde los atascos, la búsqueda de aparcamiento y los gorrillas no existen. Pero todos tenemos aún un vacío que espera algo mejor: las líneas que faltan hasta completar la red completa.

Hasta ahora, ese proyecto no ha pasado de buenas palabras. Un año después de presentar las alegaciones y meses después de que se cerrara el plazo de estudio, en esta asociación, y no seremos los únicos, aun no hemos recibido respuesta alguna. Los cambios de mandos en la Consejería, acompañados de cambios de discursos y falta de compromiso palpable para con el Metro de Sevilla han ralentizado el proceso hasta enquistarlo gravemente.

El Ayuntamiento tampoco presenta demasiadas novedades. El nuevo equipo de Gobierno, que dice mantener su compromiso, presenta roces argumentando que es esencial que una línea – según ellos debe ser la línea 3- cruce el centro histórico. Según el proyecto básico aprobado por la Junta de Andalucía y apoyado por los grupos parlamentarios del Ayuntamiento de Sevilla, la línea 3 bordeará el casco histórico, sin perjuicio de que en un futuro se proyecte una línea adicional que, como parte de su trazado, incluya el corredor norte-sur defendido por el actual Alcalde. Volver a replantearse la red actual no conseguiría sino dilatar aun más los ya de por si enormes plazos que están llevando al colapso de la movilidad del área metropolitana.

Para cruzar el centro, aunque en sentido contrario (eje este-oeste) es imprescindible considerar como prioritario el tramo central de la línea 2, defendido en ocasiones por vecinos y comerciantes del centro, que entendemos que debe ser exigido enérgicamente para continuar con el proceso de peatonalización y conservación del patrimonio histórico. Además, no solo permitiría un fácil acceso al centro, sino también dotar de un adecuado transporte publico al entorno de la Torre Cajasol y el entorno sur de la Isla de la Cartuja, complementando así a la futura prolongación del servicio de Cercanías a dicha zona.

El único cambio sustancial que cabe en los últimos proyectos presentados pasa por el soterramiento del tramo de la línea 4 a su paso por la Isla de la Cartuja, previsto con una inadmisible tipología tranviaria que entorpecería el movimiento de vehículos y personas y que penalizaría notablemente la velocidad media de la línea completa, con la consiguiente pérdida de calidad en el servicio. Esta modificación, al contrario que la propuesta del Ayuntamiento respecto a la línea 3, no supondría necesariamente aumentar los plazos de ejecución, ya que el tramo que comprende a la Isla de la Cartuja no esta considerado como prioritario.

Con todo, lo deseable es un diálogo por la ciudadanía, mas allá de los intereses partidistas que llevan décadas condenando a los sevillanos a un eterno atasco y una movilidad basada en el vehículo privado, algo impensable en un área metropolitana de un millón y medio de habitantes.

sevillasemueve presenta sus alegaciones para las lineas 2, 3 y 4 de Metro de Sevilla

La Asociación sevillasemueve, por medio de su presidente don José María Bascarán, ha alegaciones metropresentado en la mañana de hoy, 27 de Agosto de 2010, sus alegaciones a los anteproyectos de las líneas 2, 3 y 4 de Metro de Sevilla en la sede de la Consejería de Obras Públicas. Interesados en el crecimiento de Sevilla como Gran Ciudad, nos sentimos en la necesidad de buscar lo mejor para un proyecto de tal importancia para este desarrollo, y animamos a todos los ciudadanos a que participen en este proceso democrático que determinará definitivamente las características de este nueva e imprescindible red de transporte público.

Hasta quince alegaciones han sido redactadas para el total de las tres líneas, cuyo objetivo, en líneas generales, persigue lograr un carácter subterráneo y metropolitano para toda la red, así como la intermodalidad con otros transportes.

Concretamente, para la línea 2, su trazado debe ser prolongado más allá de Puerta Triana hacia Camas y el Aljarafe norte, de forma similar a la línea 1 que ya disfrutamos. En el ámbito de la intermodalidad, la estación de Puerta Osario debe servir como punto de transbordo con la línea 3. Además, creemos que el Centro Histórico de la ciudad tiene unas dimensiones suficientes como para construir una segunda estación, preferiblemente en Ponce de León, no causando daños a los árboles de la Plaza de San Pedro y sirviendo como importante punto de intermodalidad con las líneas de TUSSAM que tienen sus cabeceras allí situadas. Igualmente, en Santa Justa, buscamos una adecuada conexión con la estación de ferrocarril, agilizando el tránsito de pasajero entre ambos transportes, así como con la futura estación de autobuses. Finalmente, exigimos el carácter subterráneo en el cruce con la SE-30 en la avenida Montes Sierra y en el extremo del trazado desde la estación de Aeronáutica, en el primero de los casos a una profundidad adecuada para permitir el futuro soterramiento de la ronda de circunvalación, tal como platea el PGOU.

Sobre la línea 3, nuevamente pedimos el soterramiento del suburbano, también a una profundidad adecuada, al cruzar la Ronda Urbana Norte en el entorno de Pino Montano, eliminando molestias innecesarias a un barrio ya de por si perjudicado por el ruido y permitiendo también el futuro soterramiento de la propia Ronda Urbana. Sobre intermodalidad, es exigible la construcción de una única estación en la avenida de La Palmera, que sirve de cruce y conexión de esta línea con la línea 4. Finalmente, creemos que la mejor alternativa para el trazado en la zona sur es aquel que se interna en las zonas más pobladas de Los Bermejales, siempre subterráneo, y con la previsión de una ampliación hacia Bellavista y las nuevas zonas de expansión.

La línea 4 también presenta algunos puntos que deben ser subterráneos. Concretamente en la Isla de La Cartuja, por donde debe soterrarse a lo largo la avenida Leonardo da Vinci, el viario mas central. En el caso del cruce de la dársena del rio, el soterramiento también sería deseable, pero en caso de no ser posible sería la avenida Jiménez Becerril la que debe discurrir en subterráneo, de forma que ambas plataformas siempre discurran de forma independiente.

Buscando también el respeto con el medio ambiente, exigimos buscar una nueva ubicación para las cocheras de la línea 4, actualmente proyectadas en suelos que podrían ser incluidos en la futura ampliación del Parque del Alamillo o bien sobre consolidados naranjales que serían destruidos. Igualmente, la estación Celestino Mutis debe ser levemente desplazada para evitar daños a la arboleda existente en el parque del mismo nombre. Además, dada la anchura de la Ronda del Tamarguillo, todas sus estaciones deben ser planteadas con dos salidas, una a cada margen del viario.

Con esto, esperamos que prime el sentido común en políticos y técnicos responsables, permitiendo la construcción de una red de transporte público moderna, efectiva y acorde a los flujos de ciudadanos de la Gran Sevilla.

En breve adjuntaremos el artículo completo con las alegaciones para que pueda ser presentado a título personal por quien así lo desee antes del día 31 de Agosto, cuando quedará cerrado el proceso.

Descargar el documento de alegaciones (PDF)