Termómetro cultural de Sevilla

museo arqueologicoHace un año, desde la Asociación sevillasemueve denunciamos el estado de abandono al que, a nuestro juicio, se estaba sometiendo a la esfera cultural sevillana por parte de las administraciones competentes, desde la local hasta la estatal, pasando -con buena parte de culpa- por la autonómica. Desgraciadamente, comprobamos como hoy, más de 12 meses después, la situación continúa igual o peor que estaba entonces. Está claro que es tentador meter la tijera en el presupuesto cultural, y más en una situación de crisis; pero eso no puede ser excusa para dejar de luchar por la pujanza cultural de Sevilla o, como mínimo, para suplir las estrecheces económicas con un esfuerzo, un compromiso y una creatividad que brillan por su ausencia. Está por ver si aún es posible dar un giro de timón a la política cultural de la ciudad, pero las últimas actuaciones de Ayuntamiento y Junta no invitan precisamente al optimismo. Reproducimos de nuevo el texto de aquel artículo, cuyas reivindicaciones siguen -muy a nuestro pesar- siendo de rabiosa actualidad, y esperamos que en esta ocasión si haya gestores con la suficiente altura de miras como para recoger el guante.

Sevilla se inculturiza

17 de Agosto de 2010

Que Sevilla ha sido a lo largo de la Historia una ciudad de enorme dinamismo cultural no puede ser negado por nadie. Esta ha sido la ciudad de las grandes empresas arquitectónicas, la cuna de artistas universales y el motor de nuevas corrientes artísticas. La pregunta es cómo mantenerlo en la actualidad. ¿Es Sevilla una capital cultural en el siglo XXI? En estos últimos años han sido muchos los responsables políticos en materia de Cultura de todos los colores que con más o menos éxito han desfilado por las administraciones local, autonómica y estatal. Lo que la experiencia ha demostrado es que cualquiera de las escasas iniciativas llevadas a cabo por estas instituciones ha contado con un incondicional espaldarazo de la ciudadanía sevillana. Una ciudadanía deseosa de disfrutar de grandes eventos culturales como demuestran las colas de la Noche Larga, la singular participación de la juventud en el Festival de Cine, el no hay más localidades en la Bienal de Flamenco, la repercusión de las exposiciones al aire libre o las aglomeraciones en cada gran muestra que acoge el Bellas Artes. No sólo la ciudadanía seguía dando lecciones a la administración; también lo hacían incluso las empresas privadas, como en el ansiado objetivo de tener otro Velázquez en nuestra ciudad, ese Santa Rufina que Gobierno Central y Junta de Andalucía fueron incapaces de mantener en la ciudad.

Pero llegó la época de crisis… Y la Cultura, como la eterna hermanita pobre, hizo gala de su papel de gran perjudicada. El Ayuntamiento recorta un 7% del presupuesto para Cultura y tiene al frente de esta materia a una delegada que reparte su tiempo entre sus responsabilidades como Portavoz, Delegada de Comunicación, Presidenta del Consejo de Administración de la televisión local y su cargo en la Federal del PSOE.

En cuanto a la administración autonómica, la incorporación del nuevo consejero Paulino Plata hasta el momento solo nos ha traído frustraciones a los sevillanos: el cierre del espacio Iniciarte en Sevilla (manteniendo, eso si, la continuidad del programa en otras ciudades), la retirada de su apoyo a un evento de tantísimo éxito como la Noche Larga o la inexplicable cancelación del proyecto de la Casa de Murillo cuando ya tenía previstas partidas presupuestarias. Estas han sido sólo algunas de las negras letras de la carta de presentación del consejero. Y lo más sorprendente de todas estas decisiones políticas es que por parte de la Consejería no se ha dado ni una explicación plausible a este constante ataque, dejando argumentos tan ligeros que pueden confundirse con un insulto a la inteligencia de los sevillanos.

Y, para rematar la faena, cuando ciudadanos generosos como Mariano Bellver quieren ceder una colección de enorme valía artística parece que se hace más evidente la indolencia de los gestores de las instituciones culturales. ¿Vamos a dejar pasar nuevamente la oportunidad de que se quede en Sevilla una colección como esta? Y es que Delegación y Consejería de Cultura parecen especialistas en acabar con la paciencia de los generosos donantes. Ya se frustraron las negociaciones con la Baronesa Thyssen, con la colección cerámica de Carranza han estado a punto y se vislumbra en el horizonte una nueva frustración tras las cancelación de la exposición temporal que Bellver iba a celebrar en el Bellas Artes. ¿Estarán Consejería y Delegación, esta vez, a la altura de las circunstancias? Si hacemos caso al pasado reciente, tenemos derecho a dudarlo.

Y ahí está el cajón de los proyectos olvidados: un Pabellón de la Navegación cerrado desde hace casi veinte años, un centro de interpretación de la Semana Santa del que ya no se habla, un Museo de la Ciudad que parece que cayó en el olvido o un exasperante proceso de ampliación de los Museos Provinciales.

Es por todo esto que en 2010 tenemos que plantearnos nuevamente la pregunta del comienzo: ¿Es Sevilla una capital cultural del siglo XXI? Si lo es, definitivamente no es por la apuesta de unas administraciones públicas que solo hablan de Cultura fuera de Sevilla, sino por la existencia de creadores, gestores y ciudadanos que con cada uno de sus esfuerzos ansían hacer de Sevilla una ciudad para la Cultura.

Sevilla se inculturiza

museo bellas artesQue Sevilla ha sido a lo largo de la Historia una ciudad de enorme dinamismo cultural no puede ser negado por nadie. Esta ha sido la ciudad de las grandes empresas arquitectónicas, la cuna de artistas universales y el motor de nuevas corrientes artísticas. La pregunta es cómo mantenerlo en la actualidad. ¿Es Sevilla una capital cultural en el siglo XXI? En estos últimos años han sido muchos los responsables políticos en materia de Cultura de todos los colores que con más o menos éxito han desfilado por las administraciones local, autonómica y estatal. Lo que la experiencia ha demostrado es que cualquiera de las escasas iniciativas llevadas a cabo por estas instituciones ha contado con un incondicional espaldarazo de la ciudadanía sevillana. Una ciudadanía deseosa de disfrutar de grandes eventos culturales como demuestran las colas de la Noche Larga, la singular participación de la juventud en el Festival de Cine, el no hay más localidades en la Bienal de Flamenco, la repercusión de las exposiciones al aire libre o las aglomeraciones en cada gran muestra que acoge el Bellas Artes. No sólo la ciudadanía seguía dando lecciones a la administración; también lo hacían incluso las empresas privadas, como en el ansiado objetivo de tener otro Velázquez en nuestra ciudad, ese Santa Rufina que Gobierno Central y Junta de Andalucía fueron incapaces de mantener en la ciudad.

Pero llegó la época de crisis… Y la Cultura, como la eterna hermanita pobre, hizo gala de su papel de gran perjudicada. El Ayuntamiento recorta un 7% del presupuesto para Cultura y tiene al frente de esta materia a una delegada que reparte su tiempo entre sus responsabilidades como Portavoz, Delegada de Comunicación, Presidenta del Consejo de Administración de la televisión local y su cargo en la Federal del PSOE.

En cuanto a la administración autonómica, la incorporación del nuevo consejero Paulino Plata hasta el momento solo nos ha traído frustraciones a los sevillanos: el cierre del espacio Iniciarte en Sevilla (manteniendo, eso si, la continuidad del programa en otras ciudades), la retirada de su apoyo a un evento de tantísimo éxito como la Noche Larga o la inexplicable cancelación del proyecto de la Casa de Murillo cuando ya tenía previstas partidas presupuestarias. Estas han sido sólo algunas de las negras letras de la carta de presentación del consejero. Y lo más sorprendente de todas estas decisiones políticas es que por parte de la Consejería no se ha dado ni una explicación plausible a este constante ataque, dejando argumentos tan ligeros que pueden confundirse con un insulto a la inteligencia de los sevillanos.

Y, para rematar la faena, cuando ciudadanos generosos como Mariano Bellver quieren ceder una colección de enorme valía artística parece que se hace más evidente la indolencia de los gestores de las instituciones culturales. ¿Vamos a dejar pasar nuevamente la oportunidad de que se quede en Sevilla una colección como esta? Y es que Delegación y Consejería de Cultura parecen especialistas en acabar con la paciencia de los generosos donantes. Ya se frustraron las negociaciones con la Baronesa Thyssen, con la colección cerámica de Carranza han estado a punto y se vislumbra en el horizonte una nueva frustración tras las cancelación de la exposición temporal que Bellver iba a celebrar en el Bellas Artes. ¿Estarán Consejería y Delegación, esta vez, a la altura de las circunstancias? Si hacemos caso al pasado reciente, tenemos derecho a dudarlo.

Y ahí está el cajón de los proyectos olvidados: un Pabellón de la Navegación cerrado desde hace casi veinte años, un centro de interpretación de la Semana Santa del que ya no se habla, un Museo de la Ciudad que parece que cayó en el olvido o un exasperante proceso de ampliación de los Museos Provinciales.

Es por todo esto que en 2010 tenemos que plantearnos nuevamente la pregunta del comienzo: ¿Es Sevilla una capital cultural del siglo XXI? Si lo es, definitivamente no es por la apuesta de unas administraciones públicas que solo hablan de Cultura fuera de Sevilla, sino por la existencia de creadores, gestores y ciudadanos que con cada uno de sus esfuerzos ansían hacer de Sevilla una ciudad para la Cultura.