¡Apúntate a la ruta intermodal que organizamos en la Semana Europea de la Movilidad!

La asociación sevillasemueve no se está quieta en esta Semana Europea de la Movilidad. Tras el debate organizado en la Plaza de la Encarnación el pasado viernes, este próximo domingo 25  tendremos como aliciente una ruta intermodal en la que usaremos los distintos medios de transporte con los que contamos en Sevilla.  Daremos, literalmente, una vuelta completa a la ciudad, partiendo de Puerta de Jerez a las diez de la mañana para finalizar en el mismo punto después de usar distintos medios de transporte como el Metro, Tussam o el tren de Cercanías.

Semana Europea de la Movilidad

Semana Europea de la Movilidad

Sigue leyendo

sevillasemueve participa en Semana Europea de la Movilidad

 

sevillasemueve participa por primera vez en esta iniciativa que cuenta con el apoyo de la Comisión Europea y que organiza el Ayuntamiento hispalense del 15 al 25 de septiembre tras siete ediciones en la ciudad. Las actividades de sevillasemueve se desarrollarán el viernes 16 y el domingo 25 de septiembre.

¡Inscríbete!

La asociación ‘sevillasemueve’ (SEm) participará por primera vez en la presente edición de la Semana Europea de la Movilidad que, tras siete ediciones en la ciudad, organiza el Ayuntamiento de Sevilla, en esta ocasión, del 15 al 25 de septiembre y bajo el lema ‘Movilidad inteligente. Economía Fuerte’.

Semana Europea de la Movilidad

Semana Europea de la Movilidad

Sigue leyendo

¿Puede TUSSAM mejorar la movilidad en la Cartuja?

Desde hace meses la actualidad mediática de la Isla de la Cartuja, lejos de pasar por la actividad económica e investigadora que allí se lleva a cabo, esta ocupada por un absurdo, involucionista y cortoplacista discurso que pretende solucionar los evidentes problemas de movilidad exclusivamente con más plazas de aparcamientos. Discurso que tiene como mayor protagonista a Juan Bueno, Delegado de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla. Al tiempo, la Junta de Andalucía da por cumplido su papel tras abrir los aparcamientos que mantenía cerrados en la avenida Carlos III, sin haber hecho la más mínima mejora en transporte público metropolitano, sea con la incursión de algunas líneas por el interior de la Cartuja o con la creación de un abono de transportes que facilite y abarate la intermodalidad en Sevilla y su área de influencia. Por no hablar del Metro, que ni está ni se le espera, y que según los proyectos actuales sería sería construído en superficie a su paso por la Cartuja.

Mejoras de TUSSAM en la Isla de la Cartuja

Mejoras de TUSSAM en la Isla de la Cartuja

Sigue leyendo

El problema de los aparcamientos en la Cartuja

En las últimas semanas, hemos asistido en prensa a un debate que, no por amplio en sus participantes, lo ha sido en argumentos. Efectivamente, y es algo que no es nuevo, la Isla de la Cartuja, y en especial su motor -el Parque Científico y Tecnológico- tiene un grave problema, no de aparcamientos, sino de movilidad. Y, a decir verdad, es una denuncia a la que sevillasemueve ha intentado acudir en varias ocasiones con mayor amplitud de miras que la de la simple necesidad de más aparcamientos en la Cartuja, tal y como se enrocan desde Ayuntamiento y entidades de la zona, como el Círculo de Empresarios o los estudiantes.

Aparcamientos en la Cartuja: vista general

Aparcamientos en la Cartuja: vista general

A diario podemos observar en las calles de la Cartuja numerosas estampas de coches que aparcan de cualquier manera, sin importar si se hace sobre aceras, carril bici o junto a (o sobre, si fuera posible) edificios que, también por patrimonio artístico y arquitectónico heredado de la Exposición Universal que hubo aquí en 1992, merecerían mayor respeto.

Sigue leyendo

Sevillasemueve pide soluciones reales a la movilidad en la Cartuja

 Texto completo de las alegaciones presentadas

La Isla de la Cartuja, una vez pasada la celebración de la Exposición Universal de 1992, que le dota prácticamente de todas las infraestructuras actuales, termina por consolidarse convirtiéndose en Parque Científico Tecnológico, un referente económico de la ciudad: 10% del PIB local y más de 15.000 trabajadores de empresas dedicadas, principalmente, a la innovación, la tecnología y la investigación, así como de varias sedes de la Universidad de Sevilla, que superan los 10.000 estudiantes. Dejando a un lado el debate sobre la necesidad de explotar como imagen de ciudad uno de los parques científicos y tecnológicos más potentes del país, es necesaria una política clara y decidida de movilidad, que solvente los problemas actuales y prevenga de males futuros.

Recreación del proyecto de nuevo puente. Fuente El Correo de Andalucía

Recreación del proyecto de nuevo puente. Fuente El Correo de Andalucía

Actualmente, nos encontramos con una Isla de la Cartuja con un agudo problema de aparcamientos, que se ve acrecentado por una mala implementación del transporte público: dos líneas de autobús de TUSSAM – que en la práctica es una sola-, una línea de Cercanías Renfe donde circula un solo tren a la hora y sin perspectivas de ver llegar el Metro a medio plazo. Ninguna de las tres Administraciones implicadas (Estado, Junta y Ayuntamiento) han sabido dar la respuesta necesaria al problema. Una respuesta que debe ser cohesionada y con el objetivo de remar en una misma dirección.

En las últimas semanas, la discusión se ha centrado en dos aspectos. El más polémico, la intención de la Gerencia Municipal de Urbanismo de construir un nuevo puente sobre el río, que uniría la calle Torneo y el Pabellón de la Navegación. Los empresarios, por su parte, centran sus peticiones únicamente en el incremento de aparcamientos para vehículos privados. Una petición absolutamente inconsciente a la vista de la inexistencia de espacio físico para crearlos.

Desde sevillasemueve invitamos a pasar página sobre la construcción del puente al que presentamos alegaciones en su momento, ya que, además de que debe preservar los edificios del entorno calificados como BIC y la visión del campo de regatas y requerir un diseño acorde con la estética del entorno, no consigamos que sea la solución más adecuada para las necesidades actuales. Por contra, proponemos un debate real y global sobre la movilidad en la Cartuja, con amplitud de miras, olvidando un modelo del pasado y apostando por un transporte digno del siglo XXI, acorde a la innovación de la que presume el Parque Tecnológico.

Partiendo del estado actual, la Cartuja necesita una mayor presencia de TUSSAM, prolongando o variando el recorrido de algunas líneas próximas a la isla, así como un verdadero aprovechamiento del Cercanías de Renfe, incrementando los servicios hasta, al menos, frecuencias de treinta minutos en hora punta, demanda que podría ser atendida perfectamente por el único convoy que realiza el recorrido, ya que su recorrido tiene una duración de 18 minutos.

La bicicleta, que tan notable desarrollo ha tenido en la ciudad, no puede quedar al margen. Aunque ya goza de una significativa presencia, debe aumentarse la disponibilidad del servicio público de alquiler, así como fomentar el uso privado desde las propias empresas, favoreciendo su uso con aparcamientos vigilados en los centros de trabajo.

Estas ideas no son más que unas pinceladas de lo mucho que falta por hacer en la Isla de la Cartuja en materia de movilidad y que sevillasemueve irá desgranando en las próximas semanas, confiando en que, de una vez por todas, las autoridades competentes sepan ver las necesidades reales y las posibles soluciones, que no tienen por qué pasar exclusivamente por potenciar el vehículo privado, como casi siempre se ha hecho.

Semana Europea de la Movilidad, ni está ni se le espera

Sevilla viene celebrando, a su manera, la Semana Europea de la Movilidad desde el año 2005. No ha faltado a ninguna de las citas de esta importante campaña de repercusión internacional, hasta hoy.

Aparcabicis en la avenida de la Constitución

Aparcabicis en la avenida de la Constitución

El año pasado, aparte de la visita a centros de control de transporte público y alguna ruta en bicicleta, el resto de la semana se centró en el coche eléctrico e incluso en ¡las scooters! y esto, viene ocurriendo independientemente del signo político del gobierno local. Una semana patrocinada, de coste cero.

Según la información que ofrece el portal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente como coordinador nacional de este evento:

“se trata de una campaña de concienciación dirigida a sensibilizar tanto a los responsables políticos como a los ciudadanos sobre las consecuencias negativas que tiene en uso irracional del coche en la ciudad, tanto para la salud pública como para el medio ambiente, y los beneficios del uso de modos de transporte más sostenibles como el transporte publico, la bicicleta y los viajes a pie”

Pues bien, parece ser que en el caso de Sevilla la campaña debería centrarse en la concienciación dirigida a sensibilizar a sus responsables políticos, porque los sevillanos respondemos cada vez más y mejor: a la vista está el éxito del metro, el tranvía, SEVici o la red de carriles bici.

Mientras desde Londres, Copenhague y Bruselas, alaban el éxito conseguido con la implantación de los carriles bicis y la bicicleta pública en la ciudad, el Ayuntamiento calla y ni promueve ni explota la enorme publicidad internacional (y gratuita) que ofrece, mientras los sevillanos y habitantes del área metropolitana se vuelcan con la primera línea de metro o la ampliación del cercanías al Aljarafe norte, las administraciones (en este caso la Junta de Andalucía) congela proyectos básicos como los tranvías de Alcalá, Aljarafe y Dos Hermanas, las restantes líneas de metro, el Gobierno central obvia el doble sentido en el circular de cercanías (línea C4) o mantiene una ridículo tren cada hora a la Isla de la Cartuja (línea C2) o la implantación de un abono de transporte metropolitano. ¿Hacia dónde va la movilidad en Sevilla?

La derogación del Plan Centro, la desaparición de la oficina de la bicicleta, o no celebrar la Semana Europea de la Movilidad… nos ofrece una idea de la sensibilidad que tiene el actual consistorio ante una materia que incumbe a todos: cómo nos movemos, y su enorme influencia sobre la salud, calidad de vida, cohesión social y desarrollo económico de Sevilla.

Los ciudadanos, exigimos un compromiso a las administraciones públicas en material de movilidad. Celebramos el Plan Andaluz de la Bicicleta o la red de carriles bus que se implanta en la ciudad, pero no es suficiente. Sevilla no puede crecer, si no lo ambiciona. A la vista está que la movilidad tiene mucho de componente psicológico… en 5 años presumimos de pedalear como holandeses pero ¿qué mensaje se manda a la ciudadanía y a las instituciones europeas renunciando a celebrar la Semana Europea de la Movilidad?

Un abono de transporte para moverse por todo el área metropolitana

Para participar en nuestro sondeo ciudadano entra y opina AQUÍ

Billete único: el primer paso hacia el abono de transporte

Billete único: el primer paso hacia el abono de transporte

 

Tras la inauguración de la primera (y todavía única) línea de Metro en Sevilla y las nuevas líneas de Cercanías a la Cartuja y al Aljarafe los sevillanos podíamos vislumbrar un horizonte con una política de transportes que tuviera la intermodalidad como piedra angular y el área metropolitana como unidad de medida, más aún sabiendo que desde años atrás ya funcionaba el Consorcio Metropolitano de Transportes, dependiente de la Junta de Andalucía.

Algunos pasos en positivo se han conseguido, pero tanto los resultados como la voluntad real de los responsables políticos dista mucho de las necesidades de un área de influencia que se aproxima al millón y medio de personas.

Así, se ha creado un billete único donde buses interurbanos, Metro y algunos transportes urbanos han quedado integrados, pero donde el servicio de Cercanías Renfe se mantiene al margen. La complejidad del sistema tarifario tampoco es la más adecuada, donde los trasbordos no son reales y los descuentos para incentivar su uso se ejecutan a mes pasado.

Dadas las circunstancias, la crisis no es buena compañera de viaje. En las últimas semanas hemos visto como el Consorcio Metropolitano de Transporte ha recortado frecuencias y servicios de refuerzo en numerosas líneas, especialmente en fines de semana. La oposición en el Parlamento de Andalucía, lejos de proponer mejoras, lleva incluso a optar por la disolución del Consorcio.

Sigue leyendo

Un Consorcio para transportarnos a todos

La puesta en escena del proyecto de red deconsorcio Metro supuso el pistoletazo de salida para el Consorcio Metropolitano de Transportes, cuya creación facilitó la implantación del billete único, válido en todos los autobuses metropolitanos y con una tarifa común.

La posterior entrada de TUSSAM favoreció que los ciudadanos de la Gran Sevilla pudieran moverse por todo su ámbito, pero supuso la diferenciación de tarifas al mantener sus propios títulos de viaje con precio diferente al establecido por el Consorcio.

Con la puesta en servicio de la línea 1 de Metro de Sevilla se materializa el último movimiento de importancia en el Consorcio, integrándose igualmente en el y con las mismas tarifas, a pesar de disponer igualmente de una tarjeta propia. Nos encontramos de esta forma con tres billetes diferentes, pero uno de ellos válidos para los tres medios de transporte.

Como ciudad de gran déficit en infraestructuras para el transporte público, Sevilla necesita aprovechar al máximo estos medios ya existentes, interactuando entre sí para producir un resultado que en conjunto resulte atrayente para los potenciales usuarios. Ese atractivo podría venir de la mano de abonos globales – mensuales, trimestrales o anuales- que supongan tal ahorro económico que invite a su uso habitual en detrimento del viajero ocasional, medidas típicas y exitosas en otras multitud de grandes ciudad y que aquí parecen fuera de la realidad.

La guinda a estas mejoras sería contar bajo este mismo paraguas con la red de Cercanías, la gran desconocida para muchos ciudadanos a pesar del gran servicio prestado a las localidades más lejanas para acceder al centro de la ciudad, y que podría ser aun más óptimo en combinación con el resto de transportes.

Somos conscientes de las dificultades que entrañan estos avances, debido principalmente a intereses políticos y a las diversas empresas participantes, tanto públicas como privadas, pero no debe valer como excusa para aceptar la vía del conformismo que no desemboca en otro lugar que en el caos circulatorio de la ciudad y el área metropolitana. Por ello, desde sevillasemueve exigimos una mesa de dialogo de todos los agentes implicados para acercar acciones a priori utópicas, y cuya única consecuencia es el aumento de la calidad de vida de los ciudadanos.

El carril bus, la clave de la velocidad comercial

Hasta la puesta en marcha de la primera, y por ahora única, línea de Metro de Sevilla el carril busautobús ha sido el único medio de transporte disponible en toda el área metropolitana. La resignación era la medicina para soportar la lentitud, la calidad del servicio y el naufragio en los constantes atascos de la ciudad que aumentaban desesperantemente los tiempos de trayecto.

Con la puesta en marcha del Metro comenzó a vislumbrarse un cambio que pasaba por la visión conjunta del transporte público, contrastando el largoplacismo de la nueva red en construcción con la inmediatez de TUSSAM y los autobuses metropolitanos, que ya disponen del grueso de las infraestructuras necesarias.

La mejora de este servicio pasa por el aumento de la velocidad comercial, y consecuentemente, por el aumento del número de kilómetros de carriles bus existentes, una inversión ínfima que compensa y con creces los resultados que se obtendrían. Sin embargo, no es tan fácil.

Instalar decenas de carriles bus significa atacar una de las costumbres más arraigadas en el conductor sevillano: la doble fila y los aparcamientos ilegales. Una lacra que elimina sistemáticamente un carril por cada sentido de la circulación en la mayoría de las avenidas, restando capacidad a nuestra red viaria y aumentando la posibilidad de que se produzcan atascos y cuellos de botella.

Esta práctica es defendida tanto por los propios conductores como con los comerciantes de las zonas afectadas, que ven en la doble fila su particular gallina de los huevos de oro, ya que facilita el tradicional “momentito” – paradas breves, o no tan breves, en lugares prohibidos- para comprar algo, hacer una gestión o incluso tomar una gestión. Una actitud absolutamente egoísta que obstaculiza el tráfico de todos los demás usuarios de la vía y que afecta especialmente a los autobuses, dada su limitada capacidad de maniobrar.

Una solución habitual, a caballo entre ambas posturas, es instalar señalización horizontal pero hacer la vista gorda en cuanto a su cumplimiento, medida que por norma general no es respetada.

El escenario actual es difuso. Después de que el anterior Equipo de Gobierno comenzara levemente la instalación de nuevos carriles bus, el actual Ayuntamiento nunca se ha pronunciado rotundamente en este ámbito, por lo que de continuar haciendo guiños a comerciantes y otros colectivos nos podríamos encontrar con pasos hacia un pasado donde mandaba la Ley de la Selva. De hecho, hay zonas ya se han retirado separadores y otras donde estaba previsto colocarlos y no se ha hecho.

En Sevillasemueve tenemos muy claro que este no es el camino. Esperemos que en Ayuntamiento también se vayan decidiendo.

Semana sevillana de la IN-Movilidad

Con motivo de la Semana Europea de la Movilidad 2010, desde la Asociación sevillasemueve queremos denunciar la actitud de nuestros gobernantes, que pierden la fuerza reclamando un transporte sostenible pero que a la hora de la verdad no son capaces de poner los puntos sobre las íes.

Con el objetivo de concienciar sobre estos importantes cambios de hábitos en nuestra vida cotidiana, el Ayuntamiento de Sevilla, en colaboración con otras asociaciones ciclistas, conmemora esta semana con una serie de actos dirigidos a los ciudadanos en general, ciclistas o no, animándolos a subirse al transporte de las dos ruedas. Una propuesta magnífica.

Pero movilidad no sólo significa bicicleta. Fuera de esta obras cercaniaspromoción quedan los transportes públicos de masas, esos medios con capacidad de transportar a miles de personas pero que aguantan desde su pobre funcionalidad la incapacidad de Ayuntamiento y Junta de Andalucía para potenciarlos y ofrecérselos a los ciudadanos que pierden tantas horas de su vida en un atasco.

Esta semana hemos conocido que RENFE-Cercanías va a ampliar el recorrido de la línea C1 hasta Lebrija, noticia muy importante que sin embargo oculta una nefasta operación que nadie ha sido capaz de publicar. Y es que esta ampliación ha arrastrado a la desaparición de uno de los sentidos de circulación de la línea C4, dejando desabastecida a una amplia población como es la de Sevilla Este. La excusa la de siempre: la baja demanda. No es complicado deducir que una línea que de por sí no tiene unas frecuencias suficientes no puede atraer a demasiados usuarios, pero en lugar de mejorar el servicio la solución es reducirlo. Y nadie dice esta boca es mía.

Se da además la paradoja de que esta línea que ahora se suprime parcialmente debería tener correspondencia con la L1 de Metro de Sevilla en la estación de Guadaíra, hasta ahora cerrada esperando a que Fomento construya su parte de la estación, y que aportaría un importante flujo de viajeros que aumentaría exponencialmente las posibilidades del Cercanías. Sin embargo, en lugar de construir se destruye. Y ya si hablamos de tarifas y de integración con el Consorcio Metropolitano de Transportes, otro lugar donde se sustentan supuestos estandartes de la movilidad, el resultado es más discriminatorio. Mientras que en otras zonas de España suponen una apuesta firme y decidida, aquí nos conformamos con las sobras y pagamos como el que más.

Las demás infraestructuras de la ciudad no salen mucho mejor paradas. La L1 de Metro va camino ya de su segundo año de servicio y ha superado con creces las previsiones iniciales de usuarios; pero nadie da una respuesta de agradecimiento a esos viajeros que han depositado su confianza en el nuevo metro de transporte a pesar de sus carencias. Los horarios siguen siendo reducidos y los billetes continúan siendo caros comparados con otros medios del área metropolitana, por no hablar de la ausencia de abonos mensuales, al orden del día en cualquier ciudad del mundo.

Fuera de los ferrocarriles la cosa no pinta mucho mejor. TUSSAM continúa perdiendo viajeros año tras año, consecuencia del progresivo descenso de su velocidad comercial sin que nadie haga nada por relanzar esta empresa municipal al borde de la crisis. ¿Tanto dinero cuesta instalar carriles bus en todas las principales avenidas de la ciudad que proporcionen un paso preferente para los autobuses? ¿Tanto cuesta multar y retirar los coches en doble fila, así como otros obstáculos, que ralentizan la marcha del transporte público en todas y cada una de las calles de esta ciudad?

Señores gobernantes: eso es movilidad. Salir a la calle a pasear en bicicleta para que todo el mundo lo vea es algo muy fácil, pero exigir soluciones a gran escala que nos saquen de esta discriminación en inversiones es algo que no han sido capaces de hacer en muchos años de gobierno. Mientras, en otras ciudades, se avanza cada día, a la vez que se nos acusa de egoístas quejándose de un supuesto agravio comparativo del ningún político de esta ciudad es capaz de defendernos.