El cinismo gana al dragado del Guadalquivir

Muchos hectómetros cúbicos de agua han fluido por el  Guadalquivir desde que en 2001 Puerto de Sevilla propusiera el proyecto de dragado de ampliación del Guadalquivir entre Sevilla y Sanlúcar. El proyecto contemplaba la construcción de una nueva esclusa y el desplazamiento hacia el sur de las zonas industriales más próximas a espacios urbanos consolidados de la ciudad. Alcaldías, Consejerías y Ministerios de Medio Ambiente, e incluso directores del propio Puerto, han contribuido con sus posturas, o con la falta de ellas, a este retraso. Y en casi en todos los casos a los responsables se les puede señalar de hablar mucho y hacer más bien poco.

Nueva esclusa del Puerto de Sevilla

Nueva esclusa del Puerto de Sevilla

Como bien es sabido, en el minuto cero el proyecto se enquistó en una suerte de intereses de demasiadas partes. Así, desde hace años se viene hablando en la necesidad de una sana competencia entre puertos andaluces, instando a Sevilla a ser más comedida en sus aspiraciones. Aunque, a la vista de la expansión del Puerto de Huelva y su terminal ferroviaria en Sevilla, parece que esa sana competencia no es aplicable a todos por igual.

Sigue leyendo