La Junta presenta unos presupuestos “huérfanos de Cultura”

La consejera de Cultura, la cordobesa Rosa Aguilar, explicó esta semana en el Parlamento de Andalucía que su departamento recibirá por parte de los Presupuestos de la Comunidad en 2016 un total de 168.737.940 euros, un 3,6 por ciento más que el año pasado. Si bien el aumento de la inversión en la Cultura es siempre un motivo de alegría, diferentes colectivos, entre los que se encuentra sevillasemueve, señalan la timidez de la subida de la partida de Cultura así como el hecho de que esta partida solo supone el 0,54% del total del presupuesto. Un sector estratégico como la Cultura debe aspirar a una inversión más ambiciosa por parte de las administraciones.

money-515058_1920

Sigue leyendo

Un día de la Inmaculada muy especial

Inmaculada de los Venerables

Apoya el Manifiesto mediante el cual reclamamos la devolución de la Inmaculada de Murillo a Sevilla

Hoy, día de la Inmaculada, cabe citar una parte de nuestra historia, de esa historia en la que el pueblo de unía para conseguir lo que se proponía. Y con el pueblo nos referimos a la sociedad civil, esa que con su fuerza y a través de sus representante, todos remando en la misma dirección, ponía en marcha la locomotora para llevar a cabo todas estas iniciativas.

 La historia que les contamos es la del monumento a la Inmaculada Concepción, sito en la Plaza del Triunfo, en el corazón monumental de Sevilla. Dicho monumento, obra del genial escultor Lorenzo Coullaut Valera, representa a la Inmaculada Concepción, pero – ¿Saben a qué Inmaculada concretamente? – Pues si, precisamente a la de los Venerables, la que pintara Murillo y que siglos atrás viviera en las cercanas calles del Barrio de Santa Cruz pero que por decisión política, hoy en día no lo hace.

¿Sabían también que el dogma concepcionista (1854) se proclamó gracias al fervor popular de los sevillanos de la época y su defensa a ultranza de esta advocación? ¿Sabían que la Inmaculada es la Patrona de España y de casi una decena de países, entre ellos EEUU? ¿Sabían que salvo en ciertos períodos de convulsión política la Inmaculada Concepción es fiesta en España desde 1644? ¿Sabían que, como rezan en la base del citado monumento, fueron sevillanos (de nacimiento o adopción) sus mayores defensores: Murillo (quien mejor la pintara), Martínez Montañés (quien mejor la esculpiera), Miguel Cid (quien mejor le escribiera y cantara) y Vázquez de Leca (quien defendiera con más ardor el dogma ante la Iglesia de Roma)?

Sigue leyendo

¿Expolio francés o expolio español?

La Inmaculada en Los Venerables

Estos días asistimos al gran acontecimiento cultural del año en Sevilla, la exposición Murillo y Justino de Neve, el Arte de la Amistad, sita en el Hospital de los Venerables Sacerdotes, en el corazón del Barrio de Santa Cruz. Asistimos con gran expectación a la que es la vuelta a Sevilla, después de dos siglos, de algunas de las obras maestras del genial pintor sevillano, entre las que se encuentra la más paradigmática de sus inmaculadas, la de Los Venerables. Y es que, todo ello toma un especial simbolismo si tenemos en cuenta la forma en la que las obras salieron de la ciudad.

Sevilla sufrió durante la invasión napoleónica uno de los más graves expolios artísticos de la historia. Cuatrocientas obras pictóricas salieron de la ciudad camino de Paris, requisadas por el Mariscal Soult, quien con muy buen gusto, se dedico a recorrer iglesias y conventos eligiendo personalmente las obras que pasarían a engrosar el gran museo de Napoleón en algunos casos, y su colección particular en otros. Malos tiempos para los franceses cuando gracias al levantamiento del pueblo español y al apoyo británico estos se vieron obligados a abandonar España, aunque en su vuelta se aseguraron llevarse toda la rapiña cometida allá donde estuvieron. Hasta aquí el que podemos llamar el expolio francés, un precedente de lo que vendría después, el “expolio español” de Sevilla…

En los años posteriores a la invasión napoleónica muchas de las obras de arte requisadas en España fueron devueltas a nuestro país por el gobierno francés, con la mala fortuna (para Sevilla) de que esas obras pasaron por Madrid y allí se quedaron. Caso de los lunetos de Santa María la Blanca, colgados en las paredes del Prado (solo uno, el otro se encuentra en los almacenes de dicho museo) mientras que en la bella iglesia sevillana cuelgan unas “estupendas copias”.

Sigue leyendo