El Eje Sevilla – Málaga. ¿Qué nos aporta?

El inicio de la actual legislatura en el Ayuntamiento de Sevilla ha supuesto cambios de tendencia en diversos ámbitos. Entre ellos, por su ambición y novedad, quizás podamos señalar uno por encima de los demás: El eje Sevilla – Málaga. Eje al que se van queriendo sumar otras capitales como Córdoba o Granada.

Eje Sevilla - Málaga

Eje Sevilla – Málaga

Aunque en otros países funciona de forma habitual, “El eje” es una figura poco habitual en España, donde la unión y la cooperación se torna en Reinos de Taifa. Las razones pueden ser variadas, pero en demasiadas ocasiones, desgraciadamente, atiende a un dirigismo político o, aún peor, intereses partidistas. Pero bienvenido sea el intento de cambio a esta tendencia y el trabajo conjunto para conseguir objetivos comunes.

No obstante, a pesar de todos los potenciales beneficios, cabe preguntarse: ¿por qué Sevilla-Málaga? ¿Por qué dos ciudades tan significativamente distantes que la mismísima Junta de Andalucía mantiene varadas desde hace años las obras que unirían ambas capitales por ferrocarril de alta velocidad, de manera directa y sin dar rodeos por Córdoba?

Es evidente que entre ambas ciudades suman altos porcentajes en multitud de indicadores socioeconómicos tanto a nivel andaluz como nacional, pero a nadie se le debe escapar que el eje más “natural” para Sevilla es el triángulo que forma junto a Cádiz y Huelva, tanto por las importantes relaciones sociales y económicas, las buenas comunicaciones o los lazos históricos, y dónde aún cabe una mayor cooperación para potenciarlas aún más. Podríamos incluso hacer un reducción a una escala aún menor: ¿posee Sevilla un “eje” con su propia área metropolitana, donde conviven 1,3 millones de personas?

A pesar de estos otros puntos a mejorar, un trabajo codo con codo dentro del Eje Sevilla – Málaga puede suponer muchos y muy importantes beneficios, que sin embargo quedan empañados por los habituales agravios entre ambas provincias, ya sea desde Sevilla hacia Málaga o desde Málaga hacia Sevilla.

Sin querer entrar en quién tiene más razón, sí es importante evaluar cómo se está planteando esta unión estratégica. Hasta la fecha solo hemos conocido “cesiones” de Sevilla hacia Málaga: que los turistas accedan a Sevilla a través de Málaga cuando a pesar del enorme potencial costasoleño hablamos de mercados distintos, que la oferta cultural de Sevilla complemente a la de Málaga cuando -sin faltar a nada ni a nadie- el músculo desplegado en Málaga comenzó antes de ayer, la renuncia a la polémica Ley de Capitalidad para Sevilla, la petición de nuestro Alcalde para prolongar el AVE hasta el Aeropuerto de Málaga… En este punto, conviene pararse y preguntarse: ¿el eje Sevilla – Málaga no está planteando beneficios plausibles para Sevilla? ¿Sólo se persiguen objetivos concretos para Málaga? ¿O es que quizás en Sevilla sólo leemos y escuchamos lo que dicen nuestros responsables políticos y no nos llega lo que otros dicen sobre nosotros?

El aeropuerto, un objeto recurrente en el eje Sevilla Málaga

Quizás el actor que más ha saltado a la actualidad es el aeropuerto -de Málaga-, a través del cual se pretende canalizar parte del turismo que llega a Sevilla, en línea con la “puerta de entrada a Andalucía”, que la Junta viene promulgando desde hace años en detrimento del resto de provincias.

El Aeropuerto de Málaga es, con diferencia, el mayor de nuestra región, condición que efectivamente puede usarse como herramienta para vender el destino Sevilla allá donde nuestro aeropuerto no puede llegar. Pero no debemos conformarnos con ello, Sevilla debe perseguir como fin último que esos nuevos flujos turísticos terminen llegando a través de San Pablo, permitiendo desarrollar aquí también esas economías de escala que tan necesarias son para el desarrollo de nuestra ciudad.

Un aeropuerto, al fin y al cabo, no es solo una vía de entrada (y salida) de turistas, sino de actividad económica en general. Es una herramienta esencial para la internacionalización de nuestras empresas, que sobreviven saliendo al exterior ante el escenario de grave crisis económica en nuestro país.

En definitiva, desde sevillasemueve saludamos el trabajo codo a codo con nuestros vecinos en pos de la consecución de objetivos mayores, pero ello debe implicar inevitablemente que esos objetivos sean realmente comunes, así como que el trabajo desempeñado sea bidireccional.